Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 17
    Agosto
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    De la estraña aventura que-y asocedió a don Quixote en L.luarca

     

    400.u aniversariu de la segunda parte del Quixote

    De la estraña aventura que-y asocedió a don Quixote en L.luarca, a onde llegó'l día San Timoteo, ya atopóuse col Carru la Muerte
     11.08.2015 | 04:48

     


    Fotos de la noticia

     Esther García  Pensatible diba don Quixote pol camín de baxo, cavilando sobre la burlla que-y fixeran los bruxos de la fonte aquel.la, onde los mandaron a matar la sede, ya que taba toa escrita polos dioses de la vil.la; bruxos que tresformaron a la sua señora Dulcinea n'encanta, ya nun maxinaba qué remediu habría pa volvela al sou ser, ya estos pensamientos l.levábanlu tan fuera de sí, que sin dase cuenta, soltóu del ramal a Rocinante. El burru gociaba sintiendo la l.libertá que-y acababan de dar. A cada pasu parábase a pacer la yerba nieta que medraba pola vera El Ríu Negru ya cada pouco bebía augua, hasta que se-y punxo una panza hinchada que paecía que diba reventar. Demientres don Quixote taba embobáu naquel.los pensamientos, volviólu Sancho Panza del so estelamientu diciéndo-y:

    -Señor, las tristezas nun se fixenon pa las bestias, más bien pa los homes, ¿nun ve la vuesa mercé cómo s'apura Rocinante a pacer d'esta yerba fresca ya a fartucase mientras vusté cavila nesti encantamientu que-y asocedió a Dulcinea? Sepa la vuesa mercé que si los homes sienten muito las tristuras, vuélvense bestias; piense la vuesa mercé ya vuelva en sí ya garre del ramal a Rocinante, ya espabile, ya espierte? Mire tola riada xente que va pa la romería. Tán toos al.louriaos, inda más que vusté. ¿Nun siente los cantares? Ande miou señor, vuelva en sí d'esi vaíu que lu dexó ensin sentíu ya amuese la valentía que convién que tengan los caballeros andariegos. ¿Qué diaños ya esto? ¿Qué esfal.lecimientu será esti? ¿Tamos en L.luarca ou na Mancha? Pero miánicas si nun val más que l.lieve'l diañu a tolas Dulcineas que van pa la fiesta ya a cuantas Dulcineas hai no mundu, pues val muito más la salú d'un caballeru andariegu que tolos encantamientos ya falcatrúas de la tierra.

    -Cal.la, Sancho -respondió don Quixote con réspitu-. Cal.la, digo, ya nun digas blasfemias contra esta señora encantada, que d'esta l.laceria ya desventura dalguién tendrá la culpa. Seique fuisti tu, Sancho, el culpable, por obligala a beber agua na Fonte'l Bruxu. Bien te lo dicían aquel.los paisanones de mal fustax, col cayáu al l.lombu, más grande que la mia llanza; bien t'alvirtienon Sancho que l'agua d'esa fonte ta encantada ya que las que bieben d'el.la conviértense en xanas. Mira tu si la mia Dulcinea nun vuelve en sí. A quién vamos acudir, Sancho, pa desencantar a la mia señora. De la envidia que me tienen los malos nació esta mala hora.

    -Asina lo digo you -respondió-y Sancho-. Quien la vio ya quien la ve agora, plasmada colos güeyos regal.laos ya ensin cuásique tener pol cuerpu. ¿Nun sería esa bebida dorada que noman sidra, de la que nos alvirtienon que bebiéramos "culinos" ya más "culinos", too d'un tragu, ensin respirar? ¿Nun manará sidra esa fonte, miou señor? ¡Quién nun chora de ver esta moza galana agora con estas trazas! ¿Cuál será'l corazón duru que nun chora?

    -Eso pues dicilo bien alto, Sancho -retrucó-y don Quixote- pues tu nun sos a pescanciar l'encantamientu que sufre la mia señora. Que l'encantu nun chegóu a clisate la vista nin a tapecer la sua guapura. Namás a mi m'asocede esto que toi viendo, viendo a esta mozona non como tu me la pintasti porque, si mal nun m'alcuerdo, dixisti que tenía los güeyos de perlas, ya agora lo que you veo son dos güeyos arremel.laos ya revueltos, que más paecen de besugu que de dama. Y, a lo que you creo, los de Dulcinea deben ser de verdes esmeraldas, resgaos, con dos arcos celestiales que faen de ceyas, ya d'eso nun veo nada. Nun tamos viendo lo mesmo Sancho. A mi esta moza cambiáronmela aiquí en L.luarca. Nun quería you venir a esta fiestona onde hai tanto al.lourie que me contaxa. Namás sinto voces ya cantares por tolos l.laos ya xaréu ya bulla. Aquí los xigantes inda son más grandes que na Mancha. Con esos palos l.largos ya gordos que l.lievan, de xuru han danos una bona tunda si nos ven aiquí con esta moza encantada ya ensin saber buscar a daquién que la desencante ya la vuelva fermosa ya galana como me la pintasti.

    -Too pue ser -respondió Sancho- porque tanto m'ablucóu a mi la sua fermosura como a la vuesa mercé la sua feúra. Pero encamentémonos al Santu, a esti Santu milagreiru que ya San Timoteo, qu'él ya'l sabedor de las cousas qu'han soceder nesti val.le de l.lárimas, sobre too pa los que-ys da chorona. ¿Nun víu vusté cuántos se tán bañando no ríu, yá pola mañana, colo fría que debe tar l'agua? Hemos tener cuidáu con esti enguedeyu au nos metimos, nun nos vayan tirar a nós al agua con burros ya todo, porque nesti mundu de gafez, onde malpenas si se pue atopar nenguna cousa ensin maldá ya trafulladas, hai que tar sol.liertes, miou señor. Ya si nos atacan los al.louriaos xigantones, esos que vimos pola mañana cruciar las calles ya bail.lar a lo tonto, ya si vusté los vence, cuando la vuesa mercé-ys mande que se vayan presentar ante la fermosura de la señora Dulcinea, ¿cómo la van atopar, estos probes, dempués de que vuesa mercé los venza? Paezme que los veo andar por tol campu d'esa fiestona, d'un l.lau pa outru, feitos unos espantuyos, buscando a la mia señora Dulcinea, ya anque la alcuentren no mediu'l campu agarrada a cualquier mozu que-y ximielgue la cintura, de xuru que nun la han reconocer.

    -Quiciabes, Sancho -retrucó-y don Quixote-, estos xigantones a los que you venceréi, por muitu cayáu que l.lieven, nun sufrirán l'al.lorie de nun poder ver a Dulcinea. A ún de los primeiros que you venza a garrotazos, obligaréilu a dicime si él ve ou nun ve a Dulcinea, ou si ve nel sou l.lugar a una encanta, ou qué ya lo que pasa nesti pueblu, ya que me dean razón de tolos tracamundios que fai esta xente de L.luarca.

    -Digo, señor -retrucó-y Sancho-, que me paez muito bien lo que la vuesa mercé diz, ya que ya una bona manera de desenredar esti entuertu. Ya si ya que Dulcinea namás a la vuesa mercé s'encubre, la desgracia ya más de la vuesa mercé que d'el.la; pero como tener tenga la señora Dulcinea salú ya contentu, nosoutros vámonos de folixa al campu San Timoteo, a la gueta d'aventuras, qu'ail.lí, según m'alvirtieron, lo que sobran son mozas naguando por revolcase nel prau ya bañase no ríu, ya eso outro que vusté ya you sabemos, miou señor ya asina, disfrutar ensin pensar nel tiempu, deixando al tiempu que faiga de las suyas, que ya'l meyor médicu d'estas ya d'outras mayores gafuras.

    Retrucar quería don Quixote a Sancho Panza, pero cortóulu un carru que los alcanzó pol camín cargáu con una barrica sidra ya estraños personaxes, amazcaraos, toos iguales, con sombreiru ya bastón como'l de los xigantes, ya que cada pouco paraban ya empinaban el coldu. El que guiaba'l carru yera feu ya grande como un demonión. El carru diba descubiertu, con muitos manxares enriba. Mialma si aquel.los toos nun paecía que taban tolos, rezaban rezares raros ya barbuyaban, barbuyaban ya, por veces, cantaban al altu la l.lieva. Con estos venían outras personas tamién disfrazadas que-y espertaron a don Quixote la imaxinación ya encomenzóu a dar vueltas nel.lo.

    Tou aquel.lu, alredor del carru, visto asina de sopetón, alborotóu darréu a don Quixote ya amedranóu'l corazón de Sancho; al.legróuse muito don Quixote, pensando que se-y ofrecía dalguna nueva ya peligrosa aventura, ya con esta esmolición ya col ánimu dispuestu d'acometer cualisquier peligru, mangóse delantre'l carru ya con voz segura ya amenazadora dixo-ys al altu la l.lieva:

    -Carreteru, ou diañu, ou lo que seyas, nun tardes en dicime quién sos tu, aú vais ya quién ya toa esa xente que s'arremolina alredor del carru ya que nun paran de facer esparabanes. Ya dime, carreteru, quién ya'l cabezaleiru d'esta procesión.

    A lo que, selemente, deteniendo'l paisanu'l carru ya dando una vozona pa que cal.laran toos ante l'apaición de don Quixote ya Sancho en L.luarca, respondió-ys con maldá p'asustalos ya amedranalos:

    -Señor, nosoutros somos romeros que vinimos del outru mundu a honrar San Timoteo. Los cabezaleros son estos dos, Tono ya Simón, homes de cuidáu ya que mandan más que Dios. Empobinámonos al campu onde nos espera'l Santu que tien más sede que nós. Vamos asina vistíos porque estos traxes son los qu'identifican a los folixeros valdesanos.

    Encomenzóu don Quixote a asustase con aquel.las "pantasmas" ya a maxinar cousas ya a barruntar lo que podía asocede-yos a él ya a Sancho. La primera figura que se-y representó nos güeyos ya no maxín a don Quixote foi la de la mesma Muerte, con fustax humanu:

    -Sancho, mira, Sancho, esto ya'l Carru la Muerte, de xuru, ya enriba'l carru ehí encurrucáu va un xigante, déixame que-y dea un güelpe cola mia llanza. Sancho. ¡Ai, Sancho, tolo que toi viendo enriba d'esti carru!

    -Miou señor, ta chenándose-y el maxín de diablures.

    -Sancho tienes qu'ayudame. Acabo tomar un determín, siguiremos al carru ya en cuantas pare de rinchar, saco la mia llanza y, a garrotazu l.limpiu, ábro-yos la cabeza a los xigantes que van delantre, al xigantón que va tumbáu nel carru, ya a tola comparsa, ya deixarán asina de berrar ya de dicir tochuras.

    Véolos raros a toos, vienen del outru mundu, Sancho, con esos traxes tan floriaos. You creo que vienen del mesmu infiernu. Ún, como yá te dixi, aseméyase a la Muerte que ta en tolas partes, ya mira que sombreirón l.lieva. Sí, sí, Sancho, esti ia'l Carru la Muerte. Outru ya un ánxel de pelu roxu ya encrespáu, enxamás viera you un ánxel con zátaros, pa mi que ya Llucifer que s'empobina pa esi prau festivu onde tendrá abonda xera. Ya la reina, Sancho, ¡amira la reina ahí mangada! la reina, que se someña a Dulcinea, la mia señora, mira Sancho tien los güeyos como perlas. Ya el.la. Reconózola Sancho, dalgún manguán d'estos debió desencantala. Ya mira, vei un cura detrás, como un maizón, cantando'l Kyrie eleisón. Ya you véome Sancho ehí con el.los, soi'l diañu, el diañu, soi'l mesmu diañu. Mira que cuernos tengo, Sancho. Ya si quies saber lo que va pasar, si quies saber más cousas de lo que nos va asoceder, entrúgamelo que yo soi'l diañu ya too se m'alcanza al momentu. ¿Quién desencantaría a la mia Dulcinea pa que me salieran a mi estos cuernos? Dame la llanza Sancho, que tamos al chegar ya voi entamala. Voi arremeter contra los xigantes no campu San Timoteo ya nun va quedar nin niciu d'el.los.

    Esti ya aquí'l miou papel nesta comedia de fiesta que tienen montada en L.luarca.
     

     

     

     


    Compartir en Twitter

     

    Compartir en Facebook
      

     

     

     


     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook