Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 08
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Día de la Muyer

    El paru  y los recortes vuelven a meter en casa a les muyeres.
    Güei, 8 de marzu, celébrase’l Día internacional de la muyer trabayadora. Ye llargo d’esplicar el so orixe,  que  se fixa dempués de varios acontecimientos reivindicativos   protagonizaos  por  grupos de muyeres a últimos del Sieglu XIX y primeros del XX, pero  baste dicir que  yá cuando se celebró’l primer Día Internacional de la Muyer en 1911, más d’un millón de muyeres reivindicaron públicamente los sos drechos. Un sieglu dempués entá hai oxetivos que nun se llograron. Nun podemos entós  relaxanos nin conformanos. Y tendríemos que ser tamién respaldaes polos homes nesta llucha  pola igualdá de drechos pa entrambos sexos. Nun ye cosa sólo de muyeres. Nun podemos facer guetos. Porque ye cosa de toos.
    Esta celebración en  marzu, mes nel qu'encomienza la primavera, ye  tou un símbolu de xorrecimientu, d’esplendor, de lluz, de color y d’esperanza. Ye asina en positivu como tenemos que ver  el papel de la muyer na sociedá. Ser muyer con tolos drechos pero ensin qu’ello suponga una carga que se sume a les llabores que la naturaleza nos reserva y la sociedá nos esixe como compensación a integranos nel mundu llaboral y social.
    De toles maneres, güei  por güei, inda ye difícil ser muyer si nos identificamos col modelu de muyer que la sociedá nos requier. Algamáronse munchos llogros, ganamos nos drechos que nos correspuenden como persones, copamos les universidaes colos meyores resultaos,  incorporámonos al mundu llaboral. Pero non too son flores nel camín d’estes muyeres 10. Los puestos direutivos, xefatures y mandos tán na mayoría ocupaos polos homes, los sueldos de les muyeres, en munchos casos, son más baxos; el paru, anque afeuta a entrambos sexos, nun altu porcentaxe,  tien nome de muyer y un llargu etcétera. 
     Ye difícil ser muyer  si se  quier desempeñar  con escelencia‘l  trabayu  fuera del llar y llevar al empar la organización de la casa y de la familia. Los homes, nun s’adautaron entovía al papel  de compartir tantes obligaciones como requier el compaxinar  el trabayu fuera de casa, coles llabores del llar. La mayor parte les muyeres qu’accedimos al mundu llaboral tenemos  una sobrecarga de trabayu. Amás,  cuando los neños son pequeños  créase  una situación emocional  por veces contradictoria. Per un llau nun se quier renunciar al trabayu  que tanto cuesta consiguir (carreres, cursos, oposiciones…) y per otru, duel muncho tener que desapegase de los fíos y dexalos en manes d’otres persones durante les munches hores que  dura la xornada llaboral.
    Por eso, nesos años  nos que se cría a la familia, tendríamos que poder optar a otros modelos de xornada llaboral, xornaes flexibles que permitieren daveres conciliar la vida familiar. Y refiérome tanto pa la madre como pal padre. Esto ye dalgo que tenemos que reivindicar y solucionar  con urxencia. Nun basta tener guarderíes. Les  families tienen que poder disfrutar  de los sos fíos con sosiegu y poder dedica-yos el  tiempu que necesiten.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook