Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 28
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El reló

    El reló ye un artiluxu que nos tien a toos esclavizaos.

    En dellos momentos (señalaos) de la mio vida dalguién me regaló un reló.  El primero regaláronmelu los mios pas, cuando tenía 14 años, pa estrenalu’l día la fiesta’l pueblu. Una prima mía y yo, que somos d’un tiempu,  fuimos con mio tíu Ramón a comprar un reló a la reloxería d’Eladio,  en L.luarca. El míu yera doráu,  redondu, pequeñucu  y cola correa negra.  Yo sentime aquel día como si tuviera un tesoru na moñeca. Presumí tolo que quixi.  Nun sabía cómo enseñar la mano pa que se me viera’l reló. Nun sabía yo que’l reló amás de ser  adornu, diba convertise, a non muncho tardar, nel marcador del mio  tiempu  y diba teneme  pue dicise qu’esclavizada.
    Na mio casa nun había reló de campana nin reló de cocina. Namás  mio pá tenía un reló de pulsera. Mio güela daquella orientábase pol Sol. Sabía perfechamente, según onde taba  asitiáu, qué hora  yera. 
    Tamién m’alcuerdo bien  del primer despertador qu’entró na mio casa, d’aquellos que facién un gran ruíu y que rompía’l silenciu del cuartu  col  acompasáu ruíu del segunderu.
    El mio primer reló duróme unos cuantos años, doce, si nun me falla la memoria, xusto hasta que me regalaron otru muncho más guapu y que yo llucía na moñeca con arguyu. Gustábame tanto que me daba pena ponelu a diario, y como yo dependía  dafechu del reló (andaba tol día a  contra reló), merqué ún más resistente y guardé l’otru pa ocasiones especiales, sobre too, porque tenía   aquel regalu  en abonda estima. Y  aforré de guardalu. Por mala fortuna robáronmelu  xustamente de la caxa onde yo lu tenía a bon recáu. Unos cacos q’entraron en casa  llevaron el reló y otres coses d’abondo valor afeutivu. Pasaos unos díes  dempués del incidente, l’otru reló,  el de trote, acabó na llavadora por descuidu  y enxamás valió pa nada.  Total, en pocu tiempu quedéme ensin relós de pulsera. Oxetu per otru llau imprescindible. Tuvi que mercar otru. Un reló doráu que talamente paez  d’oru y qu’entovía lu conservo.  Agora tengo otros dos, un “heredáu” y otru que me regalaron  nun momentu importante de la vida: la xubilación. Sí, nesti, ritu de pasu, cuando un día  yá nun t’apura’l tiempu nin t’espera la xornada llaboral,  alcuéntreste con un reló nuevu. Fíxome muncha ilusión y cuasique ye’l que siempre llevo na moñeca, pero  debo confesar que non tanta como’l primero.
     D’otra miente, la revolución teunolóxica llevónos al reló dixital. Y tenemos relós per tolos llaos, nel teléfonu, nel ordenador, na tele, no coche y en tolos artiluxos. Nun tenemos argumentos pa dicir que nun sabemos la hora, nin pa llegar tarde a nengún llau. Agora sí que’l reló de pulsera ye un oxetu  d’adornu.  Pero nun hai dulda, a poco que reflexonemos, que’ l reló por guapu que seya, nun-y tenemos bon aquel. Somos esclavos d’él  casi tola vida. A mi  hubo munches veces que m’apeteció tiralu pela ventana.


     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook