Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 24
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    mitoloxía asturiana

    El Sumiciu

    Con tanto lladruepu sueltu nun se sabe qué pensar.

    Munches veces desapaecen coses en casa ensin esplicación, y de sópitu, alcontrámosles nel llugar más inesperáu? "Paez que lo llevóu'l sumiciu". Una frase qu'oyimos y dicimos milenta vegaes. Y eso que nunca lu llegamos a ver, porque ye invisible. 

      Chances y desapaiciones d'oxetos de forma misteriosa y siempre culpamos al sumiciu, que ye un ser entovía vivu na nuesa tierra. Podríemos dicir que ye inmortal. Anda per tolos llaos escalistrando y fai desapaecer les coses de forma estraña. A veces dalgo que nos paecía tener delantre los güeyos desapaez, talamente como si nos lo arrampuñaren de les manes; les gafes, les llaves, el móvil, los papeles?Claro qu'esto d'echa-y la culpa al sumiciu tien que ver cola xustificación de los nuesos despistes y escaecimientos ye bono tener a quien culpar.

      Sicasí, como cuasique tenemos solución pa too, cuando'l sumiciu nos desapaez les coses, el meyor remediu ye echar la oración a San Antonio. Si al dici-yla nun tropezamos, de xuru qu'esti duende nos devuelve nun tris lo que nos llevó. Si tropezamos al rezar, enxamás vamos a alcontrar l'oxetu perdíu. 

      El sumiciu nun se conforma con sumir les coses, que nun pasaría de ser una broma. Ye quien a causar gafez a les persones y sobre too a los neños, "sumiéndolos", consumiéndolos, poco a poco, ensin causa aparente. D'ehí'l dichu:"mal sumiciu lu suma".

      Y el casu ye que ta en toles partes onde hai xente, hasta na ilesia, onde tien bien cerca a San Antonio. Hai unos díes, nuna ilesia del occidente asturianu, escondió-yos la pila bautismal y volviéronse llocos buscándola. Hasta qu'a una de les muyeres ocurrióse-y dicir la oración al Santu y namás dase la vuelta vio la pila nuna de les capiyes. ¡Como si naide la moviera d'ellí! ¡Cómo diba tar el sumiciu na ilesia! 

      Una muyer, del oriente d'Asturies, que diba tolos díes a la ilesia, faltó-y el rosariu. ¡El so rosariu que lu tenía en muncha estima! Ella que sabía de les falcatrúes d'esti manguán, repetía mientres lu buscaba:"Na mio vida nunca oí que na ilesia entrara´l trasnu; pues si él nun entra equí, quién me garró'l mio rosariu". Y cuando se foi dar cuenta teníalu colgáu del pescuezu. ¡Coses del sumiciu! Por si acasu, val más deprender la oración al Santu milagreru. 

      Pero camiento qu'agora ta dando-y por sumir les perres y nun sabemos pa onde les lleva: nun sé si se deprendería'l camín a los paraísos fiscales. ¿Tará tamién ricu'l sumiciu? Vamos tener que recurrir al santu a ver si toles perres que se tán sumiendo per ehí vuelven pa les arques públiques. 

      " Si buscas milagros, mira:/muerte y error desterrados,/miseria y demonio huidos,/leprosos y enfermos sanos?/El mar sosiega su ira,/redímense encarcelados,/miembros y bienes perdidos,/recobran mozos y ancianos?/El peligro se retira./Los pobres van remediados?/Cuéntenlo los socorridos?/díganlo los Paduanos./ Gloria al Padre, Gloria al Hijo,/Gloria al Espíritu Santo./Ruega a Cristo por nosotros,/Antonio Glorioso y Santo,/para que dignos así/ de sus promesas seamos.Amén".

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook