Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 31
    Octubre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    El turullu

    El turullu

    La música n'aldea asturiana

    maría esther garcía lópez 31.10.2016 | 03:29

    El turullu
    El turullu

    La corteya de castañal sirvió antaño pa facerel turullu, un instrumentu musical que sirvía pa comunicase nos pueblos.

    Toos conocemos el turullu que sonaba na mina a mou de sirena y qu'agora, en tantes mines pesllaes, duerme como otros munchos artiluxos el sueñu del tiempu. Pero güei quiero facer alcordanza d'otros turullos que se tocaben n'aldea asturiana.

    Hai unos díes, revolviendo papeles alcontré un testu d'un exalumnu, Miguel Valle Castaño, agora gran periodista en Tele Madrí, que describía' con señardá'l turullu, o turul.lu.

    El turullu que nos describía Miguel, y que pudimos tocalu daquella en clase, taba fecho con corteyu de castañal verde, con una xipla a mou de payuela pa soplar. Ye un instrumentu musical que caduca y había que renovalu cada ciertu tiempu. A él fixere-ylu'l so tíu Manolo, ganaderu de Ceceda, parroquia de Col.lada (Tinéu) y cantante de tonada, pa que nos lu amosare en clase. Yera una prestosidá. Pero hai turullos fechos con otros oxetos, los más, fechos de cuernos de vaca o de caracoles de mar. Toos sonaben perbién.

    Los cuernos yeren aprovechaos pa munches coses: pa facer botones, pa tarabiques pa les puertes, y como recipientes pa beber y echar el lleche, entre otros munchos usos. Y amás yeren y son un oxetu máxicu utilizáu pa curar malures.

    Volviendo al turullu, les sos sones fondos sirvíen n'aldea pa espantar los llobos o pa espantar los truenos. Amás teníen la guapa función de llamar a sestaferia o avisar de dalgún incidente o accidente no pueblu, sobre too, si había fueu. El turullu esparcía los sos sones al vientu y facía llatir el corazón de quien los escuchaba. Xubía l'adrenalina de la xente que se ponía en guardia hasta que pescanciaben pa que los llamaba aquella música quexina qu'agora dexó de sonar nos nuesos pueblos y aldees. L'ecu del turullu sentíase en tola rodiada, ya inda ta grabáu nel recuerdu de muncha xente. Ta grabáu nos montes y nos valles, nos praos, nos ríos y nes fontes, y suena nel subconsciente de los que tuviemos la ocasión de sentilu de neños, como si entovía nun morriera del too.

    En Busecu, braña de La Montaña (Valdés), que me mira señardosa dende enfrente de la casa onde nací, consérvase un turullu que tien más d'un sieglu fecho con una caracola de mar y que ta ellí agora dormiendo nel desván de Casa Perra, onde Marcelino lu guarda como oru en pañu.

    Agora les nueves teunoloxíes llegaron a les aldees asturianes y los móviles y ordenadores van sustituyendo a pasos llargos la música del turullu y tamién otres formes de dar avisos antaño nos pueblos. D'estes formes de comunicase n'aldea fadré alcordanza n'otra ocasión.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook