Blog 
Filazón
RSS - Blog de esther_garca

El autor

Blog Filazón - esther_garca

esther_garca


Archivo

  • 18
    Octubre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    IRMA

     

    El furacán fainos cayer na cuenta de que tamos indefensos ante la Naturaleza

     M.ª Esther garcía lópez 14.09.2017 | 03:39

    "Irma"

    Siempre me gustó escuchar l'aire que sotripa les ventanes y nos arrolla pa dorminos, sobre too cuando yera nena, que na mio casa sentíase con fuercia. Préstame escuchar l'airón achucada na cama. Sentir los cristales que se mueven y el ruxe-ruxe de los árboles que se quexen cuando l'airón-yos arrinca les fueyes ensin duelu.

    Esta ye la parte poética d'esti fenómenu natural que d'otra manera pue pasase de revoluciones, y nun resulta tan prestoso. Estos díes cuando los medios de comunicación nos alerten del peligru del furacán Irma, tocóme hasta suañar col aire, pero non soñar nada prestoso. Deitéme cola esmolición del so pasu pela costa caribeña, ente otros llugares a los que se dirixe. Viendo la fuercia del vientu, al que nosotros siempre nomamos aire, encuéyese'l corazón, sobre too si tienes dalguién cercanu a quien-y pue afeutar. Pero da lo mesmo, la Naturaleza puédenos siempre que quier y ello fainos pensar que tamos indefensos ante la so gafura. Esta vez el furacán Irma va dexando munchos pueblos arrasaos, muncha xente ensin casa y la probeza vuelve a castigar a estos países onde les catástrofes naturales-yos afeuten a menudo.

    Diz un proverbiu hindú, que nun hai árbol que'l vientu nun sacudiera. Y ye bona verdá. La fuercia del aire ye tan grande y xabaz que nos afeuta cuando menos lo esperamos.

    Según la sabiduría popular la llegada d'una airada afeuta tamién al estáu d'ánimu de les persones y según la so sensibilidá, hai xente "qu'anda col aire" y que lu siente cerca enantes de que tenga presencia ente nós. Pa mi, qu'a poco que reparemos, hai munchos qu'anden col aire al nuesu alredor. Sicasí, por muncho que se barrunte la llegada d'una airada como la qu'estos díes castiga la costa atlántica, poco se pue facer, namás intentar protexese lo más posible. Y, siendo un poco pesimista, caemos na cuenta de que somos indefensos ante la fuercia de la Naturaleza.

    Cuando escribo esti artículu, l'Irma sigue en plena euforia camín de República Dominicana, onde tengo una parte del mio corazón. Quédanos la esperanza y el deséu de que vaya mermando la so gafura y que nun dexe más muertos al so pasu.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook