Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 17
    Mayo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    La Carta

     

    Lo que pasó a ser una pieza de muséu

    maría esther garcía lópez 05.05.2017 | 12:36

    La carta

    Esqueirando nos caxones, que tán atacaos de coses, alcontré una carta de fai munchos años que me fixo emocióname. Y llevóme a pensar nel pasáu, cuando recibíemos cartes de familiares y amigos, del noviu, o de "los novios". Yera mui prestoso.

    Medramos escuchando histories de familiares y vecinos qu'emigraron a otros países, cola señardá del so pueblu y de la so casa na maleta. Namás una carta- yos daba cuenta, como mui pronto cada mes, de tolo qu'asocedía naquel llugar de nacencia qu'enxamás escaeceríen. Y, de vuelta, otra carta qu'espeyaba lo estraños que s'alcontraben naquel llugar llonxanu... Cartes que por veces s'emborronaben de llárimes mientres se lleíen una y otra vez. Amores por correspondencia, cartes de llutu qu'encoyíen el corazón, sobres d'avión que recorríen el cielu enllenu de nubes y nublones. Cartes esperaes. Cartes que nos traíen allegría y, por veces, dalguna qu'otra sorpresa, unes veces agradable y otres desagradable.

    Y como por arte de maxa, en pocos años la teunoloxía fizo'l milagru y cambió dafechu les comunicaciones ente la xente. Da igual onde nos alcontremos, nun tris, recibimos mensaxes cola rapidez del rayu. Y nun hai vuelta atrás, nin tampoco la queremos, anque tolo pasao nos cause señardá. Desanicióse la comunicación íntima y familiar nun papel, col mensaxe escritu de puñu y lletra que tardaba milenta díes en llegar al destín, cuando los acontecimientos que se contaben yá yeren pasaos. Güei, en segundos, recibimos el corréu electrónicu y, últimamente, el "whatsapp" pel móvil del que yá nun somos a prescindir. Dende cualquier llugar del mundu, vémonos les cares col fustax allegre o triste, cola sonrisa nos llabios y l'allegría de poder compartir emociones anque seya viéndonos les cares nuna pantalla. El tiempu yá nun se mide pola d'espera de la carta, el mensax llega darréu, acabáronse los noviazgos por correspondencia, agora l'amor vese les cares por "Skype" o por "whatsapp". Y, mientres tanto, la carta pasó a ser pieza de muséu.

    Darréu podremos dir colos nietos a un muséu o a un archivu y esplica-yos lo emocionante que yera recibir una carta hasta hai pocos años, invitalos a que reparen nes fórmules de cortesía, pal encabezamientu y la despidida que nos enseñaben a utilizar yá na escuela. Güei los nuevos mensaxes son mínimos, comemos lletres y estrozamos la llingua p'aforrar tiempu. A los más nuevos, costará-yos entender lo que significaba mental y emocionalmente escribir o recibir una carta, anque'l tiempu nun xugare a favor de lo que nella se contare.

    ¡Cuántes veces besamos un sobre o lo apertamos contra'l corazón! ¡Cuántes veces nos saltaron les llárimes con una carta na mano!

    Sicasí, güei siguimos recibiendo cartes menos emocionantes y que nun son tan esperaes como les d'antaño. Agora danos pereza abrir el buzón y el sobre, porque les cartes que nos lleguen son del bancu, o factures, o multes, o citaciones xudiciales, o publicidá. Cuando'l carteru pica na puerta danos un saltu'l corazón. Cuando menos, ¡igual ye una multa...!

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook