Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 10
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La Muerte colóse na fiesta

    La muerte ta presente nos llugares más inesperaos.

    El cultu a los muertos y la celebración del día de difuntos ye una tradición enraigonada dende cuantayá n'Asturies. Nes últimes décades esperiméntase un cambiu na nuesa dómina no que cinca a les tradiciones al rodiu de la muerte. Ye como si se quixera tapecer el drama de la muerte, que ye lo que nos fai más infelices a los humanos y lo que nos iguala a toos, a ricos y a probes, a persones de toles races, ideoloxíes y creencies. Bien ye verdá qu'hai diferentes formes d'asumir que vinimos al mundu con fecha de caducidá, y nello influyen munchos factores, sobre too culturales y relixosos. La mundialización de les costumes, fai que l'aculturación nos amague per uquier. El Halloween llega d'EE UU pisando fuerte, y magar ser una costume que tien orixe celta, torna tresformada, americanizada, de la mano del consumismu insaciable, y ye aprovechada por quien tien visión de facer negociu con estes celebraciones y macrofiestes, ensin tomar les midíes de seguridá necesaries.


    La nueche de difuntos, siempre foi una nueche misteriosa. Nel mundu rural dempués de rezar el rosariu, había que deitase pronto, cola congoxa de que los difuntos de la casa volvíen a visitanos. Y si-yos faltaba «dalgo» veníen a buscalo. Porque les ánimes en pena reclamaben nesta fecha ayuda y rezares pa pasar a descansar en paz. Hasta mediaos del sieglu XX, nes cases, dexábase comida y agua pa obsequialos cuando llegaren.


    Al rodiu d'esta creencia medraron distintes tradiciones. Aprovechando'l llargor y la escuridá de la nueches d'esti mes de payares, en distintos llugares llantábense calabaces vaciaes, con una vela dientro, a mou de calavera, p'asustar hasta los más valientes. Pero'l fechu nun pasaba d'esta chancia, o de vivir estes nueches de medrana nes que la güestia, procesión d'ánimes en pena, caleyaba (o caleya) per caminos y requexos. Estes apaiciones y la creencia de la vuelta de los muertos a visitar a los vivos nun se puen comparar col pavor que la muerte semó na celebración del Halloween en Madrí. Esto fainos pensar que los muertos nun vuelven, pero la muerte sigue al acechu nos llugares más inesperaos. Y si los humanos intentamos rinos d'ella, ye como si se reafirmara na so condición de poderosa sobre nosotros. La muerte colóse fácilmente nel llugar onde los porteros nun pidíen carné nin entrada, nin control de nengún tipu. Ye mui triste que s'ensañara cola mocedá, con xóvenes qu'enxamás pensaron que pente los disfraces qu'intenten burllar a la muerte, ella taba ellí presente, ensin disfraz, dispuesta a actuar naquel espaciu nel que nun-y costó muncho alimentase. Buscaremos culpables, pero entretanto la muerte yá llevó con ella un bon ñascu de xuventú, faciéndonos ver una vez más que naide se-y resiste.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook