Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 06
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Llibru electrónicu

    La revolución de los formatos pa lleer, ventayes y torgues.

    El llibru electrónicu (e-book) que yá ta nes tiendes dende hai unos años, ye tema de conversación ente escritores, editores, llibreros y llectores. A los más románticos préstanos más el llibru en formatu papel, seique pola satisfaición de manosiar les sos páxines, de pasar les fueyes p'atrás y p'alantre y de conservar físicamente los llibros que más nos gusten nos estantes de casa pa poder disfrutalos una y otra vez. Ver cómo avieyen con nós y cómo les sos páxines van poniéndose marielles col pasar del tiempu.

    D'otra miente toos tenemos llibros a los que-yos tenemos un aquel especial y que por nada nos desfairíemos d'ellos. Llibros que son testigos de distintos momentos vivíos y que cada vez que volvemos abrir les sos páxines, revivimos, emocionalmente, distintes situaciones del camín que vamos recorriendo. Pienso qu'esta rellación emocional va a ser difícil, colos títulos guardaos, virtualmente, nun e-book. Pero nun m'atrevo tampoco a afirmalo. Sicasí, nos caberos meses la venta del llibru electrónicu aumentó enforma. Muncho porque s'aforra n' espaciu y en pesu. Nun podemos escaecer que les pallabres ocupen llugar, tanto nel nuesu maxín como nos estantes. Sabiendo que cada vez tenemos menos espaciu nes cases, los pisos son más pequeños y nun queda sitiu pa nada, nun sería d'estrañar que munchos optaren por tener nel so poder esti artiluxu que nos permite almacenar una riestra d'obres nes sos páxines dixitales.

    Inda nun tenemos los títulos que quixéremos pa poder descargalos y guardalos nel e-book, pero nun futuru próximu, de xuru que les editoriales editarán nos dos formatos, y que podremos disfrutar de la llectura en papel o dixital, caún como más-y preste. En dalgunes biblioteques d'Asturies yá podemos llevar prestáu un llibru electrónicu con una pila títulos ellí guardaos. Nada se pue predicir, porque nun pienso que vayan acabase les publicaciones en papel, pero tampoco podemos escaecer que les xeneraciones más moces conocen y usen a la perfeición los formatos dixitales, amás de la comodidá que supón llevar una biblioteca nel bolsu.

    Ta perclaro que tamos ante una revolución de formatos, ente los que caún podrá escoyer pa saboriar un llibru. Yo soi de les que yá tengo un e-book. Enxamás dexé entrar en casa a papá Noel y la pasada Navidá dexómelu na puerta. Seique queriendo amigase conmigo. O cola cuenta de nun veme andar cargada de llibros, d'un llau pa otru. Nél e-book lléese perfeutamente y ensin cansar la vista como nel ordenador. Pero nun me presta lo mesmo tener un títulu guardáu nel llibru electrónicu que mercar un llibru y llevalu pa casa. De momentu ye otra cosa. Anque a veces el llibru quede por munchu tiempu dormiendo nos estantes.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook