Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 01
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alicante

    Mayores

    Vides que trescurren ente la soledá y la tristura.

    Hai unos díes asistí nel Valey Centro Cultural de Castrillón a la película «Arrugas». Una gran película enllena de tenrura, que nos fai pensar na vida de les persones mayores. Película con abondes metáfores visuales, y per otru llau enllena de realismu, representáu n'escena por dibuxos animaos. Crudu realismu como ye la vida de munchos de los nuesos mayores. Nun sé bien cuando nos podemos empezar a considerar mayores, ¿a los 60? ¿a los 70? ¿a los 80? Vamos dexalo en que caún xuegue col tiempu mientres pueda y se sienta mayor cuando y dé pola gana. Pero la realidá ta ehí y nun hai entovía quién nos quite los años d'encima, nin quien detenga'l tiempu que pasa, tan rápido o tan lento, según el momentu y les circunstancies de la vida.

     

    L'ello ye que la película tresmitía munches sensaciones, non mui agradables, con respeutu a la edá de la vieyera. El mundu de les residencies xeriátriques, llugares que se presenten con toles comodidaes, onde too se ve llimpiu y rellumante. Menos los güeyos de los qu'allí viven. D'ún llau porque nun tán nel so llar y d'otru porque-yos falta la comunicación, el cariñu y el contautu con otres xeneraciones. Y porque de dalguna manera tienen dientro la sensación d'abandonu por parte de la so familia. La vida na que nos desenvolvemos, enllena de prieses y d'esixencies de tou tipu, paez que nun dexara tiempu pa pensar nestes persones que, nun va munchos años, nos dieron tol so cariñu y dedicación.

     

    Nestos llugares acondicionaos pa mayores, inclusive los qu'entovía rixen bien, tienen namás unos pocos temes de conversación. Falen de penes y de melecines, d'enfermedaes y de calamidaes y asina, en pocos meses, avieyen de güelpe, quiciabes pola angustia que-yos produz tar naquel espaciu onde nada-yos ye familiar.

     

    Nun se m'ocurre cómo se podríen reorganizar estos «aparcamientos de vieyos», pa que nesti tramu d'edá la vida resultara, polo menos, un poco más entretenida. A pesar de les reflexones anteriores, quiciabes el dir pa la residencia seya pa munchos mayores l'alternativa menos mala, pero habría que pensar la manera de facer esta estancia más agradable. Una collaboración familiar más frecuente y con más implicación. Asina como otres actividaes que pudieren realizase fuera del centru, que pudieren tener contautu con xente d'otros ámbitos y d'otres edaes, pa nun desconectalos dafechu del so entornu social.

     

    Pero echémonos a temblar, porque dempués de les afirmaciones del FMI, que considera peligrosu'l riesgu de lonxevidá... ¡De pánicu! Que la xente viva más de lo esperao paez ser un problema pa la economía moderna. Nun sabemos en qué dará esta sociedá egoísta y con falta d'empatía pa con esti y otros coleutivos desfavorecíos.


     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook