Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 23
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Negrura nel corazón

     

    La violencia miedra en tolos requexos de la sociedá.

    El próximu domingu, día 25, Día Internacional contra la Violencia de Xéneru, muyeres y homes saldremos a la calle en señal de protesta, de condena , de rabia. Sentiránse voces, lleeránse manifiestos, ¡un añu más?!


    Qué tristura cuando se tien negru'l corazón. Qué tristura cuando dalguién sufre soledá, desamparu, insultos, abusos emocionales, abusos sexuales, malos tratos físicos y sicolóxicos hasta llegar, a veces, a la muerte. Esta ye una de les cares escures de la vida. Día a día nos lo recuerden los medios de comunicación, cuando nos dan la noticia d'otra víctima, y otra, y otra. Nun se pue consentir que nenguna muyer, nin nengún home, muerran asesinaos a manes de la so pareya o de persones cercanes. La violencia abrióse sitiu en tolos requexos de la sociedá, nos centros educativos, na calle y nos llugares de trabayu y d'ociu. Violencia verbal, amenaces, desprecios y otros abusos. Víctimes, la mayoría, callaes, porque nun s'atreven a denunciar por mieu a represalies, y por otros condicionamientos sociales. Muyeres mudes porque nun tienen de qué vivir, nin onde atechase y asina'l sufrimientu va medrando y faciéndose enfermedá crónica. El corazón va acartonándose poco a poco.


    Nun sé si somos quien a ponenos na piel de quien sufre tanto horror. Dende distintos coleutivos ya instituciones, entámanse actos, protestes, manifestaciones y actividaes varies, toes empobinaes a la concienciación social. Pero, por veces, paez que respondiera a dalgo rutinariu. Nun sé en que grau se conmueve la sociedá cuando un garapiellín de muyeres y dalgún home nos concentramos nun llugar en señal de protesta. Pero nun podemos abandonar. Un sola persona que sufra violencia, un solu asesinatu, ye motivu de sobra pa gritar y esixir que se cumpla la llei .


    Sabemos que la situación de les víctimes ye mui tráxica. Pero la violencia ye silenciosa, anque haya gritos. Ye dalgo que se produz munches veces na intimidá, y que s'abelluga na vergoña de les víctimes por nun facer públicu'l so sufrimientu. Y esta situación angustiosa afeuta a les muyeres porque l'home inda tien el poder en munchos llares, pues ye quien trai les perres a casa. La muyer ye en munchos casos económicamente dependiente del home y aguanta hasta que nun pue más. Esta situación llaboral d'inferioridá, agrávase nestos tiempos de crisis, onde la muyer sufre les penuries de la llaceriosa situación llaboral que nos toca vivir. Y nun quiero escaecer a les muyeres d'otros países onde inda tienen torgaos dafechu tolos sos drechos.


    Quédame reivindicar una vez más la educación n'igualdá de drechos como exe tresversal, na familia y na escuela. Toos podemos aportar dalgo en favor d'un cambiu cultural ensin llendes. La muyer nun pue tar cohibida, acobardada nin ser maltratada en nengún llugar del mundu. Denunciar los abusos y esixir que se cumpla la llei colos maltratadores. Ye de xusticia.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook