Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 29
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    Nos quedan tus versos, tus palabras.

     

    Nos quedan tus versos, tus palabras

    Tras la muerte del poeta Carlos Bousoño

    29.10.2015 | 04:04

                     

    Canción para un poeta viejo

    Muy cerca de la vida. Así tu hablar./ Llegaste a viejo cual se llega al mar.

    Azotado del viento y de los años/ fuiste la vida, no sus desengaños.

    Tu voz sonaba a viento y caracolas,/ viejo de luz, hermano de las olas,

    Conocimiento fue tu reposar./ Llegaste a viejo cual se llega al mar.

    Llegaste a viejo cual se llega a ser/ la luz delgada del amanecer.

    La luz delgada del saber callar,/ del saber conocer y callar.

    Del saber esperar, callar, seguir/ hasta las olas del saber vivir.

    Hasta las olas del saber amar / profundamente y como es quieto el mar.

    Y como es quieto el mar se pone en pie/ la insurrección del nunca moriré.

    Y así tu ser, escrito en agua y sal/ y en viento fue, y en todo lo inmortal.

    (Carlos Bousoño)

    El pasado día 24 se nos fue un gran maestro de las letras, nuestro poeta asturiano Carlos Bousoño. Ahora su poema "Canción para un poeta viejo", que él había dedicado a Vicente Alexandre, se lo podemos dedicar a él mismo. Su ser está escrito en agua y sal, pero queda escrito para siempre en el libro de la memoria, en el libro de los grandes de la Literatura. Lloramos su muerte, su muerte física, pero Carlos Bousoño no morirá. A él también le podemos homenajear con las palabras del poeta Horacio:

    "Terminé un monumento más perenne que el bronce / y más alto que las regias Pirámides/ al que ni la voraz lluvia/ ni el impotente Aquilón podrán destruir / ni la innumerable sucesión de los años/ ni la huida de los tiempos/ No moriré del todo: una gran parte de mí se salvará de Libitina".

    Carlos Bousoño nos deja recuerdos imborrables. Como dice el poeta no morirá del todo. Sus versos, sus palabras quedan entre nosotros como legado literario y serán "monumento más perenne que el bronce". Nuestro homenaje póstumo es seguir saciando nuestra sed literaria con sus poemas.

    LNE, 29-10-2015

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook