Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 05
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tenerife Nacional

    Ónde taba yo


    La Lluna, enllena de maxa pa los humanos.

    La muerte de Neil Armstrong, el primer humanu que pisó la Lluna hai 43 años, nun nos pasó desapercibida y nun dexa de traenos recuerdos a la memoria. Quien más y quien menos pensará: «ónde taba yo» aquel día nel qu'asistimos a contemplar el fechu insólitu de ver pisar la Lluna por primer vez. Apegaos al televisor, vivimos momentos tensos y emotivos, contemplando sorprendíos aquel acontecimientu tan importante pa la Humanidá.


    D'Armstrong sabemos que foi a lo llargo la so vida un home discretu. Dempués de dar, espacín, aquellos pasos difíciles pel nuesu satélite, caleyó pela tierra guardando silenciu, y procurando fuxir de la fama de la que bien se pudo aprovechar. Pero dexar resclavu na Lluna ye dalgo mui importante. ¿Contaría-y la Lluna dalgún de los sos secretos?


    Nun hai dulda que la Lluna tien pa los humanos un gran encantu. La so lluz prestada y suave, n'antítesis cola escuridá de la nueche, déxanos contemplala con almiración. La Lluna ye oxetu poéticu. Los poetes mirámosla como daqué máxicu, misteriosu, con guapura abonda pa ser motivu d'inspiración, de versos, de cantares y d'enfotos. Testigu d'escenes d'amor y desamor, de lloros y sonrises. ¡Quién nun amó dalguna vez a la lluz de la Lluna! La Lluna ye testigu de promeses, de desengaños, de mieos, d'allegríes y de tristures. Y ye tamién alimentu de la fantasía infantil. Ta presente en cientos de composiciones y cuentos pal disfrute de los neños. Namás fai falta dar un repasu pola lliteratura universal y veremos que tolos «grandes» llevaron la Lluna na so pluma.


    D'otra miente, dende la Tierra aliméntense munchos mitos y creencies al rodiu de la so collacia de viaxe. Les fases llunares tienen el so aquel y más la so influencia en dixebraos momentos cotidianos de la vida. Por poner dalgún exemplu, los sabios llabradores cuiden bien de facer la sementera'l güertu en cuartu menguante, pa que nun espiguen les berces. Y alcuerden la fecha pa facer el samartín cuando la Lluna tea menguando, porque hai la creencia de que les pieces salaes (xamones, tocín y demás) si s'amañen en lluna creciente, enllénense de saltones.


    La presencia de la Lluna rixe munchos momentos de la nuesa vida. El cambiu de fase llunar influye nos partos, produciéndose munchos nacimientos en tales feches. Y en dalgunes cultures cuéntase'l tiempu de xestación por llunes. O les mítiques nueches de lluna enllena, nes qu'observamos sollertes la so cara, que cambiará, de xuru, l'humor y l'estáu d'ánimu de los seres llunáticos. Por eso l'home llobu paez ser qu'escueyi p'amaganos estes nueches de lluz, cuando la Lluna tien tol so rixu.


    Pero qué nos diría Neil Armstrong de toos estos fechos que rellacionamos cola influencia llunar. De xuru qu'él nun quixo nunca romper la maxa que la Lluna tien pa nós. Y nós, que nun la pisaremos enxamás, siguiremos viéndola como dalgo mui cercano nuna rellación máxica difícil d'esplicar.

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook