Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 10
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pautu

    Fuercia o ayuda imaxinaria cola que se llogra que les coses salgan como se quier.

    Pautu. Según el diccionariu d'ALLA. Aición y efeutu de pautar. Ponese d'acuerdu en daqué. Fuercia o ayuda imaxinaria cola que se llogra que les coses salgan como se quier.

    Y voi referime, lo primero, a esta última aceición. N'Asturies «tener pautu» dizse daquelles persones que consiguen lo que quieren de manera fácil y casi siempre inesplicable, y que también puen influir nos demás pa consiguir d'ellos lo que-yos peta. Na nuesa cultura tamos na creencia de qu'hai persones que tienen pautu, ye dicir, pautu col diañu. Esos son los que tresmiten males influencies y males enerxíes y nun dexen olecer al próximu.

    Estos díes la palabra pautu (o pactu) ta nos titulares y nes páxines centrales de tolos periódicos. Nun sabemos si tará o non el demoniu pel mediu, pero hai que tener munchu cuidáu porque demonios hai munchos per ahí sueltos y llueu, una vez que pactes col diablu, ye perdifícil escapase de les sos manes.

    Y viénseme a la memoria la obra de teatru «Faustu» de Goethe, cola que s'estrenó'l Centru Cultural Valey de Piedrasblancas, con una inmeyorable puesta n'escena pol grupu «Higiénico Papel». Una obra maestra que da muncho pa falar y da muncho más pa pensar. Faustu pauta col diañu y viénde-y la so alma. Dende aquel momentu enxamás recupera la calma. Eso sí, lliberóse de tolos prexuicios sociales, vivió tolos placeres mundanos y disfrutó de tolos vicios, siempre col diañu a la vera, martiellándo-y la cabeza. Pero, como diz el refrán, «quien mal anda, mal acaba» y en Faustu cumplióse dafechu. Asina ye que, como asturianos de pura cepa, inda con toes estes creencies en demonios, bruxes y pautos que nos ronden el maxín, mui enraigonaes na población, hemos tener cuidáu con nun «vender l'alma al diañu». Cuando hai crisis económica siempre acompangada d'otres crisis inda más graves, los diaños anden sueltos y persíguennos per uquier ufiertándonos «l'oru y el moru». Y volvamos a pensar na representación de Faustu. En cuanto duldaba, de los mesmos infiernos acudíen tolos diaños pa promete-y de too y p'alimentar la so participación en vicios y orxíes.

    Tentaciones, males influencies, diaños, pautos? Nun se sabe bien ónde ta la llende ente la fantasía y la realidá. Yo pienso que los diaños tán ente nós, son de carne y güesu. Estos diaños son colos que tenemos que tener cuidáu. Teamos, entós, sollertes nesta época de pautos y promeses. Nun vayamos tener qu'arrepentinos y al poco tener que rescindir el pautu col «diañu».


     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook