Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 08
    Abril
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pitos de caleya

     

    La vida ta enllena prohibiciones. Pa cuatro díes que tamos.

    Los asturianos somos xeniales a la hora de «bautizar» a la xente, a los grupos, a los oxetos.... Esta temporada, pola mor de la prohibición de fumar nos locales zarraos, encomenzaron a vese grupos de fumadores delantre los bares, aborronando ensin parar. Ye lo qu'hai. Los hosteleros quéxense porque dicen que mermó'l negociu y los vendedores d'estufes esti iviernu fixeron l'Habana a costa de los «pitos de caleya». Asina ye como «bautizaron» a los fumadores que tienen que satisfacer el so viciu albentestate. Un mote mui acertáu, graciosu, que nun ye pa nada ofensivu y que demuestra la sorna innata de los asturianos. Nun debe ofender a naide, porque yá se sabe que los pitos de caleya, nel sentíu lliteral de la frase, son los meyores, los que se paguen el doble na tienda y el triple nos restaurantes, acompañaos con arbeyos, con pimientos del güertu y pataquinos.

    Nun sé en qué s'asemeyarán esos pitos que nos vienden nos supermercaos, baxo esti nome, amarellaos ellos, estilizaos, de zanca más llarga como quien ta de correr, de facer exerciciu, con aquellos pitones que yeren los «gallos de la quintana». Los pitos de caleya de güei nun pienso que tengan tantu llabor que facer como los pitones d'aldea, que tovía queda dalgún. A estos gallones amontonábase-yos el trabayu. Un pitu tenía qu'atender a venti o treinta pites y tol día corría tres d'elles, d'una y d'otra, y d'un llau pa otru. Yeren pitones «polígamos». Asina taben estilizaos y duros que cuando-yos llegaba la hora de dir pa la pota, había que tenelos dos hores al fueu. Pero agora, qu'hai tantos (bien vemos los espositores llenos nes carniceríes), de xuru que tocarán a menos d'una pita por caún y hasta tendrán qu' «arreglase» ente ellos. Y por eso, una de les diferencies ya la notamos cuando los cocinamos. El pitu de caleya que nos vienden ablándiase darréu, facilitando'l llabor na cocina. Entós hai que dicir que mui poques veces saboriamos «pitu de caleya» de verdá. Sí, d'aquellos que tán fartos de correr pel prau y trallaos de tanto «traca-traca».

    A los otros «pitos de caleya», a los fumadores, de momentu tienen que tener resignación. Somos tán inxeniosos que la vida fuera del «gallineru» de los bares y establecimientos públicos de xuru que meyorará enforma, diseñaráse nuevu mobiliariu ya inventaráse lo que seya pa que disfruten del momentu? Y llueu encomenzarán a salir pa fuera los «pitos de les xaules». Tamién-yos queda otra opción, el «pitu lluminosu», que semeya tar prendíu y enxamás se consume. Quiciabes esti pitu-imitación seya quien a desencadenar una corriente d'endorfines igual qu'un pitu «de verdá», sal muncho más baratu y permítete tar atecháu.

    Asina ye too. Esta vida ta enllena prohibiciones. Pa cuatro díes que caleyamos per esti camín cuestu...
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook