Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 20
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    "Ratón", Toru Matón

    El xen del vampirismu, el placer de ver sangre pel suelu.

    Ver sangre corriendo pel suelu y muerte en direutu, alimenta'l morbu de la xente. Nun toi mui segura si esisten o nun esisten los vampiros. Refiérome a los que chupan el sangre, porque los que chupen enerxía, trabayu, y otres coses y s'apoderen del maxín de los demás, hailos, y abondos. A estos yo más bien los nomaría chupócteros, o chupones que viven de «chupar». D'otramiente, igual se podíen nomar vampiros a los que sienten placer con ver sangre pel suelu, como si s'alimentaren cola vista y disfrutaren del so color roxo intenso y del golor a sangre fresco.

    Toi convencida de que la mayoría debemos llevar dientro'l xen del vampirismu. Y dígolo porque tolo que seya ver sangre derramáu, tien tantu morbu, que ye capaz de distraenos l'atención d'otres situaciones muncho más importantes poles que nos tendríemos qu'esmolecer. Pero estes noticies que saquen sangre y muerte en direutu, contribuyen a tapecer la realidá social que tamos viviendo, y como si fuera una bola de nieve, van medrando mientres rueden pelos telediarios y periódicos.

    Nun dexa de ser tráxicu'l fechu de qu'un toru mate a tres persones, y cornie a más de cuarenta. Pero ye muncho más grave, que, «Ratón», el toru matón, se convierta nun animal estrella, que lleva camín de ser estrella de munches fiestes del nuesu tochu país. Tamos tan llocos que, a esti toru matón, van llevalu per pueblos y ciudaes pa que los más atrevíos disfruten d'emociones fuertes. Llevaránlu de xira per munchos llugares d'España, de xuru con un caché altu, como si fuera un artista de primera. Quiciabes axustáu en función del númberu de muertos y firíos que rueden peles places. Tamos tan llocos, que somos quien a convertir la muerte nun espectáculu. El sensacionalismu col que se presenten estos socesos, amosando escenes fuertes nes que la muerte tien presencia en primer planu, va contaxando a los telespectadores y hasta a los organizadores de festeyos.

    A mi nun me gusta l'espectáculu de los toros. Quiciabes me llibré del xen vampiru, porque nun me gusta nada ver sangre pel suelu. Debe ser por eso polo que me llama l'atención el que por muncha tradición taurina que tenga un pueblu, lleven un toru peligrosu, como ye'l yá perfamosu «Ratón», sabiendo que lo más probable ye que caigan unos cuantos participantes machacaos pola so hábil cornamenta.

    Cada pueblu será llibre de mantener les sos tradiciones, agora nun voi a entrar nesti tema tan complicáu, pero, en plenu sieglu XXI, polo menos habría qu'esixir seguridá dafechu y non soltar estos animales engafentaos, que se sabe por anticipáu que llevarán la muerte a les places.

    Nesti sen, yo toi mui contenta porque'l conceyu Castrillón fuera declaráu, hai unos años, conceyu antitaurín. Abondo se sufre por otres coses ensin traer el sufrimientu a les fiestes.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook