Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 22
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tenerife

    Recortes

    Les tixeres de Rajoy

    Nun fai falta dir al diccionariu p'aclarar el significáu d'esta palabra. Nestos tiempos, nun pienso que nadie desconoza'l so significáu. Soñamos colos recortes, pensando con qué nuevu recorte amaneceremos. Nun sabemos hasta ónde van llegar les tixerones del Gobiernu de Rajoy.

    Y permitíime que vuelva una vez más a la mio infancia. Cuando se tienen yá unos cuantos años cumplíos, ye inevitable facer comparances y traer a la memoria coses del pasáu. Alcuérdome bien, cuando yera neña, lo que me prestaba recortar teles y papeles. Como escaseaba todo, hasta los papeles y los trapos, pues prestábame enforma cuando nos regalaben «trapinos» (recortes de teles que les costureres diben dexando al cortar la ropa que cosíen pa les cases). D'ellos facíemos traxes pa les moñeques que primero llevaben el llabor del diseñu. Too un aprendizaxe. Nun teníemos periódicos, nin folios, nin envoltorios, porque'l consumu yera muncho menor. Tener dalgún papel pa recortar yera un luxu.

    Güei consumimos papel ensin tientu: periódicos, revistes, folios, programes, cartelos, serviyetes pañuelos y demás que llueu queden per ahí tiraos nos almacenes o nos basureros. Y menos mal si somos un poco sensatos y los echamos al contenedor pa reciclar. Hai un despilafarru total de papel, porque tamos avezaos a facer too a lo grande.

    Sicasí, el gustu por recortar sigue vivu nos neños (y en dalgunos mayores). Nun hai nada que más-yos preste a los pequeños que garrar unes tixeres y recortar papeles y figures. Güei, tienen la suerte de disponer de papel de tolos tipos y colores, y tamién tienen tixeres apropiaes pa ello, con filos distintos pa faer formes y guapures y ye too una gozada. Hasta disponen de llibros que-yos ufierten figures recortables.

    Esi gustu por recortar paez ser qu'a dalgunos-yos dura hasta la madurez. Esti ye'l casu del presidente del Gobiernu, Sr. Rajoy, que nun vio otra manera de salir d'esta crisis namás que recortando y recortando coles tixeres del poder. Y lo malo ye que nun-yos basta con recortar papeles; estos recorten los billetes, los bienes, la educación, la sanidá, la cultura, los sueldos, les pensiones y, nuna palabra, el bienestar que tanto nos costó consiguir. Güei que tán de moda los síndromes, nun sé si yá se pue falar de «síndrome del recorte» qu'afeuta a distintes persones con poder y, por estensión, a distintes instituciones y estamentos sociales. Una adicción al recorte que miedra y se desarrolla en tiempos de crisis.

    Lo que sí ye verdá qu'agora lo que de neños foi un disfrute y una gozada tresformóse nuna velea, que nos tien a toos en vilu. ¡Quién me lo diría cuando de neña me prestaba tanto recortar?!
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook