Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 23
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Seronda


     Ufiértanos guapura y color y el dulzor de los sos frutos.


    Esti añu, l'otoñu abrázanos con calorín. Los brazos débiles del Sol fáennos caricies tolos díes, y con esto cuasique nos escaecemos de qu'entramos nesta estación sorprendente que tien fama de tristona. Ye como si'l branu nun se quixera marchar porque yá tenemos abonda tristura nel ambiente.

    Sicasí, magar el cielu azul d'estos díes, hai otres señes que nos recuerden que tamos nel tiempu la seronda. Verdes apagaos, mariellos, buxos, violetes y roxos encomiencen a inundanos la vista. Sentimos la humedá nel cuerpu, y los díes mermen ensin parar hasta que la nueche llegue a ser la reina. El paisaxe enllénase de guapura serondiega. Nun hai estación del añu que nun tenga'l so aquél. La seronda ye la estación del silenciu, como si traxere pa nós l'equilibriu y el silenciu dempués del branu bulliciosu. Un silenciu malpenes interrumpíu pola música de la naturaleza, polos sones que producen les fueyes de los árboles al caer o l'esnalar de los paxarinos que fuxen a otres tierres. Los dulces figos de San Miguel adornan les nueses meses, y son una delicia pal paladar. Tenemos qu'aprovechar el dulzor de la seronda, porque otres calamidaes nos amaguen y hai que buscar la parte bona d'esta estación, de por sí murnia y escura.

    Na ciudá, nun percibimos con tanta intensidá l'arume del otoñu. Más bien nos recuerda la so llegada los escaparates de les tiendes, que nos ufiertan ropa y modelos de mil colores y maneres; maniquís vistíos con traxes de colores que faen xuegu colos cambios del paisaxe, pa que toos nagüemos por mercar dalgo nuevo. Puru consumismu. Dalgo bien distintu de poder disfrutar día a día de les novedaes de la naturaleza que nos trai la seronda. Grandes pintores, poetes, músicos y otros artistes dedicaron-y parte de la so creación a la estación del sosiegu, utilizando los elementos de la seronda como recursu creativu. Asina podemos contemplar maraviosos paisaxes serondiegos de los impresionistes o suminos na fantasía otoñal, escuchando la perguapa composición dedicada a esta estación del gran Vivaldi.

    La seronda ye estación granible pa los poetes. Güei préstame dexavos equí estos versos qu'a mí m'inspiró la estación de los suaños.

    Seronda
     Na seronda,
    Les mios pallabres escuéndense
     nes esquines de les cais,
     como si fueren fueyes musties.
     L'aire desordenales,
     y enllénase l'espaciu de versos mariellos.
     Versos roxos, amorataos...
     L'aire canta
     pallabres serondiegues.
     Y los versos baillen
     nel espaciu gris.
     L'aire.
     L'aire.
     L'aire.
     L'aire solmena les pallabres
     y na cai escríbese un poema de seronda.
       

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook