Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 25
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tenemos un suañu

     

      Namás la educación en valores tien el poder de cambiar el mundu.

    Préstame entamar con esti testu guapu de Martin Luther King. "Tengo un suañu, namás tengo un suañu. Suaño con siguir suañando. Suaño cola llibertá, suaño cola xusticia, suaño cola igualdá. Oxalá yá nun tuviere necesidá de suañales."

    Güei, día 25 de payares, Día Internacional de Llucha contra la violencia de xéneru, un añu más siguimos reclamando xusticia, siguimos denunciando que munches muyeres tristes y consumíes nel requexu del mieu siguen ensin poder suañar con un nuevu amanecer. Y nun podemos dexar de llau esta llucha mientres sigan morriendo muyeres a manes de los homes. No que va d'añu son van 44 víctimes nel nuesu país "civilizáu".

    Mientres el despreciu, l'egoísmu, los celos, l'odiu y la crueldá, sigan anublando munchos llares. Mientres los malos tratos físicos y sicolóxicos suman a les muyeres na miseria emocional. Mientres la impotencia y el mieu torguen denunciar situaciones d'angustia y desesperu. Mientres haya muyeres privaes de la llibertá. Mientres nun podamos suañar?Nun podemos quedanos impasibles. Nun podemos descansar. Tenemos que siguir lluchando.

    El problema ye cultural. Vien de mui atrás y por eso ye tan difícil d'atayar. Necesitamos un cambiu de mentalidá, otra manera d'entender el mundu. Un aliendu pa esta sociedá na que la convivencia en paz ta enturbiada pola violencia que se da en distintos espacios de la nuesa vida, en distintos momentos y en estremaes situaciones y status. Ye pernecesario que la xusticia seya eficaz, nun hai dulda. Pero nun podemos cambiar el mundu ensin la educación. Educación en valores, educación n'igualdá que tea presente en toles estayes de la vida escolar y que forme parte de la socialización del individuu. Güei los educadores, tanto na familia como nos colexos tenemos grandes competidores. Otros entes que son más potentes a la hora d'esparder los mensaxes amágannos per uquier: les nueves teunoloxíes entranon con fuercia nos nuesos llares y formen parte de la vida familiar y social. Y tristemente, tresmiten, en munchos casos, contravalores. Un mundu ficticiu que s'inxerta nes mentes de los más débiles, que son los nuesos neños y adolescentes. Nun podemos escaecer que la violencia de xéneru súfrenla yá nos centros educativos. Esos son los problemes que tenemos al nuesu alredor nesta sociedá que llamamos civilizada. Si echamos una mirada a los países que llamamos del tercer mundu, el problema agrávase enforma. Pero'l sufrimientu y la violencia de la que son víctimes les muyeres, seyan d'equí o d'acullá, lléganos al corazón.

    Más que nunca necesitamos afondar na educación de la población n'edá escolar. Pienso que cuasique ye l'únicu remediu contra esta violencia de tou tipu que se respira nel ambiente y qu'afeuta, sobre too, al xéneru femenín y a los más débiles. Violencia que s'alimenta en distintos requexos de la nuesa sociedá y que nos castiga a toos. Poro, reivindicamos estos díes de noviembre, díes de tristura serondiega, un mundu en paz, un mundu onde suañar seya posible.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook