Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 15
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Terapies

     

    Cada día fanse más necesaries les terapies pa curar l'estrés y la tristura.

    Güei fálase muncho del estrés y de la tristura que nos amaga per uquier. Un mundu enllenu calamidaes, alimentáu pola programación sensacionalista de la televisión, por internet y la contapería de les redes sociales, onde nos enteramos de les calamidaes de tolos «vecinos virtuales». Asina sufrimos dende casa por toles desgracies que soceden dende una punta a otra del Planeta. La crisis, el paru, los recortes, los robos, les catástrofes, la violencia de xéneru, los muertos n'accidentes? too adobao con medrana y terror. Cada vez la xente métese más en sí. Esta semiente del mieu ye caldu de cultivu pal pesimismu y les enfermedaes de la mente, y cuasique nun dexa sitiu nin momentu pal optimismu y l'allegría.


    Y con too esti mundu de sufrimientu individual y coleutivu, surden tamién montones de terapies pa combatir l'estrés y la tristura. Asina aumentó la clientela nos balnearios y medró la población d'animales domésticos, sobre too, gatos y perros que son terapia natural y allegren los nuesos llares. Quiérennos y nun retruquen, escúchennos y compréndennos y ruempen la monotonía. Los perros fomentan el contautu social; sirven de tema de conversación y facilitan les rellaciones humanes.


    Otres práutiques, a veces bien cencielles, como abrazar una vaca, paez ser, según los espertos, que nos relaxa y nos cura les malures del alma, pola mor de la so temperatura corporal. Y de xuru qu'a la vaca tampoco-y bien nada mal un abrazu. Yo por veces quédome mirando pa estos animales en grandes y modernes esplotaciones ganaderes, y pienso que, como los humanos, sufren tristura y falta de cariñu. En cuanto sienten la presencia humana acérquense, respuenden a les caricies y faen xestos de complicidá. Y ye qu'agora nin les vaques son felices. Metíes en cortes enllenes de maquinaria, tán amaestraes y apriéndense'l recorríu pa dir a la catadora que-yos la enchufen al ubre y les esprime hasta sacar la última gota lleche.


    Y nin siquiera esfruten del momentu d'apariase col toru porque empreñen por inseminación artificial. Cónstame que dalgunes inda tienen nome, pero na so mayoría son un númberu. Y la Mora, la Linda, la Princesa o la Gallarda, toes son «vaques güeles» que pasaron a la hestoria como La Cordera de Clarín y vivieron bien felices paciendo nes camperes y nos praos sintiendo al so llau la presencia de los sos amos.


    Pero pa les vaques tamién hai terapies asemeyaes a les de los humanos. Paez ser que da-yos masaxes, acariñales y pone-yos-música relaxante aumenta la felicidá d'estos animales y el lleche ye más abondante. Ta visto que la música y les manes faen milagros. Poco fai falta p'algamar dellos momentos de felicidá.


    En vez de pasar tantes hores colos nuevos artiluxos, igual nos val más, de xemes en cuando, dinos a un prau a tumbanos y a abrazar les vaques pa relaxanos y fuxir de la tristura, que paez que tamién nos quieren imponer.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook