Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 06
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    etiqueta 1 eñes acéntos

    Xube la marea

    L'augua pue llegar a inundar los requeixos más llonxanos
        
    Yo, que soi de tierra adientro, enxamás penséi que la marea podía ser tan grandona, y xubir tanto, que podría llegar a inundar los montes. Pero yá se sabe que'l mar ye abondo caprichosu y cuando embravez de verdá, ye incontrolable. Les foles puen chapicar a muncha distancia, ensin que seya necesario tar a la vera l'augua.

    Mio güela siempre nos dicía que la mar yera mui falsa, y que tolos díes del añu tragaba a una persona polo menos, en dalgún llugar del mundu. Siempre nos ponía cuidáu pa que cuando díbemos a la Villa de L.luarca y nos llegábamos a ver el mar, o, yá de mozucos, a disfrutar de la playa, tuviéremos sollertes ante'l mar «traidor» como nos dicía ella.

    Esto son coses de la xente que nun lo conocemos bien, porque los «pesquitos» de L.luarca como los d'otres villes marineeas, nun-y tienen a la mar nin plizca respetu. Ta visto que lo que se-y depriende a una de pequeña, queda grabáu pa siempre na memoria, y ya mui difícil desfacese d'ello, sobre too de los mieos. Deprendí a nadar con un profe lluarqués, que s'enfotó muncho conmigo, pero lo que nun consiguió foi que-y perdiera dafechu'l mieu al mar y a les foles. Sicasí, lo que güei daveras me sorpriende y me fai sentime impotente son otres marees producíes, non precisamente pola atraición de la lluna, sinón pola atraición de les perres. Marees que tán chapicando y llevando per delantre a abonda xente, enllamuergando terrén virxe qu'enxamás se pensuó que podríen intentar inúndalu.

    Nesta nuesa sociedá de marees vives qu'en vez de chegar en septiembre lleven meses inundándolo too, ye pa vivir sollerte y tener abondo mieu de tala gafez. Güei, más que nunca hai que cuidar muncho que la marea nun nos bañe coles agües revueltes por estafadores descaraos que chegaron a los requexos más escondíos. Falo del «casu Marea», del que siguen apaeciendo factures y más factures falses, semaes por tola nuesa xeografía. Esta «marea» sí que ye peligrosa. Si mio güela llevantara la cabeza y viera que la marea chega hasta'l monte, quien la vería apartanos d'estes «agües-velenu».

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook