Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther  García López

Archivo

  • 10
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Xubilación


    El retiru  ye una etapa esperada  por tolos trabayadores.


    Estos días  fálase muncho  de la xubilación del Rei, etapa a la que toos llegamos si nun quedamos enantes pel camín. El Rei  tien yá una edá,  y teniendo en cuenta que  llevó  una vida  mui movida,  pienso que ye un aciertu que se xubile. Nun sé en qué-y dará por ocupar el tiempu. Agora yá nun ta pa munchos trotes nin cacerías. De toles maneres,  de xuru, que -y quedará una bona pensión, entós, nun pienso que vaya a tener problemas.  Más problemas tendrá’l so fíu D. Felipe, güei Príncipe d’Asturias ya  mañana Rei d’España. Seique nun va tener fácil reináu, cuando un gran sector de la población ta pidiendo a gritos la tercera República.
    Sicasí, camiento que nun    van  dar  voz  al pueblu, como debiera ser, y van ser coronaos. Poro, yá  que vamos tener Reina asturiana, ¿fairán  dalgo pa meyorar esta nuesa tierra (que tamién ya la  d’ella), dexada de la mano de  los gobernantes  centrales?
    Y volviendo a les xubilaciones, el pasáu martes, asistí al Colexu El Vallín, pa celebrar  precisamente la xubilación de dos maestres que pasen al estatus de “jubiletas”, como se diz agora. Foi mui prestoso alcontrame otra vez naquel entornu del colexu, con una mesada de profes xubilaos y de profes más nuevos que tán n’activu celebrando el nuevu estáu de Pili y de Mª José. Xubilase de maestru o maestra,  dempués d’una vida tán grande, ente’l fervedoriu de los neños, ye como si llegares, de repente, al mundu del silenciu. Necesítase tar preparáu pa saber llevalo. Sicasí,  nun sabemos si las xeneraciones que vienen detrás de nós tendrán la posibilidá de xubilase dignamente. Eso ya muuito más preocupante.
     El llabor del maestru ye un llabor entrañable. Un llabor que los que lo vivimos con vocación y entrega sentímonos satisfechos de poder danos a los demás, danos a los neños y aporta-yos lo meyor de nós, y al empar recibir d’ellos, de los alumnos, tantes aportaciones maravioses. El llabor d’educar ye llabor difícil y más nestos tiempos nos que tenemos competidores mui atractivos. Yo siéntome mui arguyosa d’haber exercío tan noble profesión, siento que fui privilexada de pertenecer a un coleutivu que s’entrega a los demás en cuerpu y alma. Por eso cuando alcuentro xente que desprecia a un maestru o maestra, crezme’l corazón y enllénaseme de coraxe. ¿Nun sabrán qu’un maestru foi quien-y enseñó les primeres lletres y les “segundes” y les “terceres” y cuasique tolo que sabe? O Polo menos si nun foi bon receutor, de xuru que-y deprendió munches coses pa la vida.
    Por eso quiero felicitar de corazón a Pilar y a Mª José, qu’esti cursu dexan d’enseñar nel colexu El Vallín de Piedrasblancas. Pero nunca dexarán de ser maestres,  porque ser maestru o maestra amás de ser una profesión ye un don. Ánimu y que disfrutéis munchos años d’esta nueva etapa.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook