Blog 
Hablemos de psicología
RSS - Blog de Jonatan Molina

El autor

Blog Hablemos de psicología - Jonatan Molina

Jonatan Molina

Jonatan Molina es psicólogo por la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), licenciado con mención honorífica "Alumno 5 estrellas". Se especializó en psicología clínica infantil y actualmente combina su labor en la clínica con proyectos de investigación y formación a padres y centros educativos.

Sobre este blog de Salud

El blog de psicología de Jonatan Molina Torres


Archivo

  • 30
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    No debes espiar el móvil de tu hijo

    No debes espiar el móvil de tu hijo

    Las nuevas tecnologías han puesto patas arriba la concepción del mundo tal y como lo conocíamos, teniendo impacto en prácticamente todos los ámbitos de nuestras vidas. Podemos comunicarnos con personas que están al otro lado del mundo, comprar por internet, publicar contenidos y llegar a muchísima gente de todos los rincones del planeta o buscar información de casi cualquier tema. Sin embargo, las tecnologías como tal son herramientas que pueden tener un uso positivo o desadaptativo en función de cómo se utilicen. Mediante ellas se han convocado actos terroristas, han servido como herramienta para ejercer acoso sobre otra persona o incluso han dado pie a ciertas adicciones tecnológicas, llegando a "alejar" al usuario del mundo en vez de acercarlo, que era lo que en un principio se pretendía con ellas.

    Dados estos riesgos y la incidencia que los dispositivos electrónicos tienen en los más jóvenes, el miedo acerca de qué hará mi hijo con su teléfono móvil es algo frecuente entre los padres. La industria de las aplicaciones móviles lo sabe, por ello existe ya infinidad de oferta en el mercado de aplicaciones que permiten revisar las fotos, los mensajes, los vídeos, las publicaciones de redes sociales y el historial de navegación de tu hijo (mSpy es quizás una de las más conocidas). Otras van más allá e informan incluso a los padres de si su hijo está viajando a una velocidad superior a la permitida en coche, como es el caso de la app Mama Bear

    Sin embargo, la línea que separa la protección de la obsesión es muy fina, y estas aplicaciones suponen un dilema para muchos padres. Los adolescentes necesitan en esta etapa de sus vidas privacidad y sensación de individualidad, lo cual es necesario para la correcta formación de su propia identidad; todo esto conlleva irremediablemente un comportamiento que desafía las normas, que bordea los límites y que pretende reafirmarlo como individuo y realizar la transición de niño a hombre. Las características de las nuevas tecnologías (anonimato, disponibilidad, acceso las 24h, contexto reforzante, etc.) las convierten en un espacio ideal para la manifestación de todos estos comportamientos. ¿Qué puede tener de malo controlar como padre controlar lo que hace mi hijo con el móvil? 

    Hay evidencias que muestran que un mayor control en las vidas de los hijos no siempre tiene el efecto deseado, más bien al contrario. Entrometerse en su privacidad daña la relación padres-hijos, ya que es un comportamiento que transmite desconfianza, y cuando un niño no siente que sus padres confían en él, se vuelve todavía más celoso de revelarles información. En el caso de las apps, es frecuente que los hijos descubran que están siendo espiados debido a su gran manejo de las nuevas tecnologías, lo que puede tener incluso un efecto rebote de este tipo de comportamiento y aumentar su frecuencia por el simple hecho de desarrollar su autosuficiencia. Además son capaces de burlar esa vigilancia, creándose nuevos perfiles en redes sociales o dejando el móvil cuando salen de casa para así no dejar rastro de su localización. Aparte de que se amplifiquen estos comportamientos como parte de un pulso con los padres, el control excesivo tiene otro tipo de consecuencias a medio y largo plazo. No es solo que el deterioro de la relación paterno-filial produzca un alejamiento, sino que aumenta el riesgo de desarrollar problemas psicológicos en estos adolescentes como ansiedad o depresión. La causa es, según algunos investigadores, en la falta de confianza y de autonomía que desarrollan, basadas en la percepción que tienen del comportamiento de sus padres hacia ellos.

    No debes espiar el móvil de tu hijo

    Lo cierto es que el deseo de espiar por parte de los padres tiene menos que ver normalmente con la seguridad de los hijos que con la necesidad de ver reducida la propia ansiedad. La adolescencia es un período complicado y la gestión parental en esta etapa suele ser problemática. Por lo tanto, resulta difícil vencer a la tentación de "abrir la puerta" del teléfono móvil del hijo, que suele ser un fiel correlato de su actividad en el mundo real. Sin embargo, las conductas de riesgo como el consumo de alcohol o de tabaco, los primeros contactos sexuales, etc. son algo relativamente frecuente en población adolescente desde siempre, incluso se ha visto que aquellos adolescentes que experimentan con la bebida pero que no se convierten en bebedores tienden a ser psicológicamente más sanos que el resto, lo que puede estar revelando que estas conductas de exploración y auto-afirmación son necesarias para el correcto desarrollo de la personalidad adulta.

    Observando con perspectiva la historia de la humanidad podemos darnos cuenta de cómo de reciente es la aparición de las nuevas tecnologías en nuestras vidas. Su rápido desarrollo implica que todavía no hay normas demasiado claras en algunos aspectos sobre lo que es aceptable y lo que no, y las apps de control parental son uno de ellos. Es una tarea muy complicada saber dónde trazar la línea que separa un correcto estilo parental de una intromisión en la privacidad de tu hijo, y el miedo normalmente hace acercar esa línea hacia la restricción de los hijos. De todo ello quizás podemos extraer una valiosa conclusión: fisgonear en la vida de los hijos dice más sobre la percepción que los padres tienen de sí mismos (inseguros, poco confiados en sus habilidades como padres, etc.) que de lo que realmente es el niño.

    (Artículo basado en el original "Parents shouldn't spy on their kids"

    Jonatan Molina Torres

    Psicólogo clínico infantil          

    Twitter: @joniii91

    FacebookJonatan Molina - Psicólogo

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook