Blog 
LA ALEGRÍA DE LA HUERTA
RSS - Blog de Mariola Riera

El autor

Blog LA ALEGRÍA DE LA HUERTA - Mariola Riera

Mariola Riera

Mariola Riera. Periodista.

Sobre este blog de Gastronomia

La vida buena es, por ejemplo, salir a la huerta, coger una lechuga y un par de tomates, hacer una ensalada y saborear todos los matices de unas hortalizas que hemos cosechado con orgullo. Pues en eso ando yo: cultivando mi propia huerta, que nació en abril de 2012 en Soto del Barco (Asturias).


Archivo

  • 08
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Heladas traicioneras

    Nunca me han gustado los días de invierno despejados, de sol y frío. Y menos esos que van acompañados de heladas. Porque engañan. Prefieron los días nublados y lluviosos. Es lo que toca. Porque a mí el sol me gusta disfrutarlo en verano, que es cuando se le saca mayor partido. En la playa, en la montaña, en una terraza... Y en la huerta. Porque por mucho sol que haya en diciembre de nada sirve. Y menos en la huerta, ya que siempre va acompañado a estas alturas del año de heladas que dejan temblando las verduras que están plantadas. Basta ver los repollos, las coliflores y el brócoli. Ahí están intentando crecer y sobrevivir a las bajas temperaturas de la noche y de la madrugada. Y cuando la helada se va quitando a eso del mediodía, pasan un par de horas en las que apenas calienta el sol y vuelve el frío. Con este panorama, poco pueden crecer porque no se quitan de encima la escarcha. Aún así, algo van creciendo y lucen ya un incipiente cogollo. Aunque temo que no llegue el día en que pueda recogerlas para llevarlas a la cocina.

    Tampoco es buena época para plantar, aunque muchos están ya con los ajos e incluso con los guisantes. Como son semillas se entiende que serán inmunes a las heladas hasta que asomen los pequeños tallos en la tierra. Pero no sé. Creo que esperaré a enero, como hice el año pasado, para plantarlos. De momento, retiraré un día de estos las plantas de pimientos, ya completamente secas y pochas. Y quitaré malas hierbas de la tierra sin cultivar mientras me afano en mantener cuidados los repollos, coliflores y brócoli. Poco más se puede hacer.

    Y como ha sido un año extraño meteorológicamente hablando, ahí va una muestra de ello. En pleno diciembre he comprado, hoy mismo, un kilo de tomates en el mercado. Tomates asturianos, recogidos horas antes en la huerta. "Como todo ha sido tan raro aún los tengos, aunque tendré ya que arrancar las plantas, pues se están poniendo feas...", me dijo la mujer. ¡En diciembre!

    Cogollo de repollo con escarcha.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook