Blog 
LA ALEGRÍA DE LA HUERTA
RSS - Blog de Mariola Riera

El autor

Blog LA ALEGRÍA DE LA HUERTA - Mariola Riera

Mariola Riera

Mariola Riera. Periodista.

Sobre este blog de Gastronomia

La vida buena es, por ejemplo, salir a la huerta, coger una lechuga y un par de tomates, hacer una ensalada y saborear todos los matices de unas hortalizas que hemos cosechado con orgullo. Pues en eso ando yo: cultivando mi propia huerta, que nació en abril de 2012 en Soto del Barco (Asturias).


Archivo

  • 30
    Marzo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo Gastronomia

    La fiebre de la alcachofa

    "Las alcachofas son plantas elegantes que pueden quedar muy bien tanto en un rincón ornamental como en el huerto". Son palabras de Richard Gianfrancesco, autor de mi libro de cabecera en cuestiones de horticultura. El experto también dice que son "plantas perennes y esculturales" que vale la pena cultivarlas "si tienes mucho espacio". Pues bien, me he saltado la primera norma.

    Es que como sabrán todos los que tengan un pequeño huerto, con la llegada de la primavera la fiebre plantadora entra (modifico un poco el refrán). Y no he podido resistirme a asaltar la tienda para ver qué nuevos plantones están ya a la venta. Como lechugas ya tenía y calabacines no encontré, pues me atreví con las alcachofas. El problema es que he plantado una docena, en una hilera de poco más de cuatro metros, cuando lo recomendable es que haya un metro entre cada planta, dado que crecen bastante. Además, están pegadas a las coles de Bruselas. Así las cosas, no estoy yo muy confianda de que este cultivo, en el que me estreno, llegue a buen puerto, pues por lo visto es en la segunda cosecha cuando las plantas producen más brotes. El primero, sólo una alcachofa por planta. A mi favor juega que son fuertes y se adaptan bien al clima asturiano. Veremos a ver. De momento, allí están y han prendido bien. Me conformaría con una docena de ricas alcachofas para una comida o cena de dos, porque me temo que luego tendré que cargarme las plantas para hacer espacio a los cultivos fijos. Estos son los tomates, pimientos y calabacines. Tendré que resistirme a llenar el hueco de tierra libre que queda, destinado a los pimientos para mayo. Los tomates irán en el recinto de los arvejos, cuando estos broten en mayo-junio. Y los calabacines, pues ya veremos dónde los coloco.

    La fiebre de la alcachofa

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook