Blog 
LA ALEGRÍA DE LA HUERTA
RSS - Blog de Mariola Riera

El autor

Blog LA ALEGRÍA DE LA HUERTA - Mariola Riera

Mariola Riera

Mariola Riera. Periodista.

Sobre este blog de Gastronomia

La vida buena es, por ejemplo, salir a la huerta, coger una lechuga y un par de tomates, hacer una ensalada y saborear todos los matices de unas hortalizas que hemos cosechado con orgullo. Pues en eso ando yo: cultivando mi propia huerta, que nació en abril de 2012 en Soto del Barco (Asturias).


Archivo

  • 22
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    "Se sale todo"

    “Se sale todo de la huerta”, me dijo ayer Mami cuando hablé con ella por teléfono. Llevo casi una semana sin ver las plantas y por lo visto siguen en la misma línea: creciendo sin parar. A los tres nos ha asombrado lo buena que ha resultado la tierra. No sorprendieron las lechugas, pero también la rapidez con la que salieron los primeros tomates (se plantaron a mediados de mayo, como dije, y quince días después ya tenían fruto). ¡Y qué decir de los calabacines! Como yo me temía, los hemos plantado demasiado juntos. Ahora, las cuatro plantas (hay otra más pequeñita que no acaba de lograrse apartada) son una maraña de hojas, flores y tallos gordos en la que no se sabe donde empieza una cosa y acaba otra. Amenazan con asaltar la zona de los pimientos y la de las lechugas. La suerte sería que creciesen hacia abajo, hacia el prado y se extendiesen sobre la hierba. Pero es que lo hacen en todas direcciones. Y eso que no tenía mucha fe en ellos, pues las hojas presentaban (y algunas presentan) unas pequeñas manchas blancas. Leí en un libro que son producto de la falta de agua. ¿Falta de agua precisamente esta primavera? Sí que es cierto que durante unos días seguidos de mayo no llovió (Papi regó varias veces a última hora del día, al quitarse el sol), pero me cuesta creer que los calabacines y el resto hayan estado faltos de agua. Con o sin manchas, ellos crecen y mucho. Tengo muchas ganas de que llegue mañana para poder ver qué ha pasado en la huerta tras una semana de ausencia.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook