Blog 
La condena de Barbosa
RSS - Blog de Nacho Miguel

El autor

Blog La condena de Barbosa - Nacho Miguel

Nacho Miguel

Miguel López Serrano y Nacho Azparren, periodistas de La Nueva España, son los encargados de escribir sobre todo lo que acontezca en la cita mundialista.

Sobre este blog de Deportes

Moacir Barbosa Nascimento (27 de marzo de 1921- 7 de abril de 2000) fue, posiblemente, la primera gran víctima de la pasión desmedida en el fútbol. Él era el encargado de defender la meta brasileña en el Maracanazo, la sorprendente victoria de Uruguay en la final de 1950. En 1994, días antes de la d...


Archivo

  • 24
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El gen uruguayo

    Empecemos por lo más básico. Uruguay es un pequeño país situado al sur de América, un paréntesis entre los gigantes Brasil y Argentina, con una población de algo más de 3 millones de personas. Es decir, tiene 44 millones de habitantes menos que España: la mitad que el área metropolitana de Madrid y algo menos que Galicia y Asturias juntas. De ese minúsculo núcleo de habitantes, Uruguay ha creado un equipo de fútbol que ganó los Juegos Olímpicos de la especialidad en 1924 y 1928 (considerados los mundiales oficiosos de la época, antes de la creación de la Copa del Mundo como tal) y los mundiales de 1930 y 1950. Además de 9 copas de América.

     

    Decía Valdano hace poco en El País que en una nación tan pequeña la cuestión del estilo futbolístico no existía. ¿Alguien se imagina exigirle a una selección como la charrúa que juegue de una forma determinada? Para Valdano, la cuestión estética está reservada para países de al menos 40 millones de habitantes. Cavani, después de vencer a Inglaterra, basó su explicación en que Uruguay había jugado 'a la uruguaya'. Pocos se atreverían a definir tal estilo. Uruguay no discute sobre fútbol, se adapta a lo que le exige el momento exacto del partido. Como un camaleón.
     
    Y compite con la mayor de las dignidades. Hoy se juega ante Italia su pase a octavos de final y pocos apuestan de antemano por su derrota. Hasta los más críticos con Uruguay le conceden, al menos, el beneficio de la duda. Tampoco Italia (y sus 60 millones de habitantes) osan cuestionar su valía.
     
    Todas las opciones de clasificación de los de Tabárez (el hombre que le dio un lavado de imagen a El Requexón en los 90) pasan en buena medida por el estado de Luis Suárez el hombre milagro, el futbolista que el pasado 22 de mayo salía de una operación de menisco en silla de ruedas. Y que en la segunda jornada del Mundial, 28 días después, reapareció para hacerle dos tantos a Inglaterra. Los doctores aportan el bisturí; Luis Suárez, el gen uruguayo.
     
    El médico que obró el milagro de Suárez se llama Luis Francescoli. El apellido les sonará, es hermano de Enzo Francescoli, uno de los más talentosos futbolistas uruguayos, ídolo entre otros de Zinedine Zidane (de ahí el nombre del hijo del francés). ¿Casualidad? En un país de tres millones de habitantes siempre es más sencillo que se den este tipo de coincidencias.
     
    Nacho Azparren.
     
     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook