Blog 
La Cuarta Parte
RSS - Blog de Toño Suárez

El autor

Blog La Cuarta Parte - Toño Suárez

Toño Suárez

Contador de historias. Buscando aún mi sitio


Archivo

  • 10
    Marzo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo Deportes

    HISTORIAS DE FILADELFIA

    España es un país fantástico, de verdad lo pienso. Y si no, a las pruebas me remito ¿En qué otro lugar del mundo se convertiría en trending topic el hastag Día Internacional del Hombre cuando, en realidad, lo que se celebraba mundialmente era el Día Internacional de la Mujer? Te digo más: ¿dónde, nada más que aquí, un partido político celebraría tal día ilustrando con una foto de su secretario general el eslogan “Un País con nosotras, ni una menos”? ¿Y ese mismo eslogan con la foto impresa de Julio Iglesias con su famosa pose de meme “y lo sabes”? ¿Cómo te quedas? Si es que molamos mucho, la verdad.

    Fue un día en el que bendije con devoción a Evan Williams y Biz Stone por impedir que se pudieran extender más allá de  140 caracteres los cientos de mensajes que se apelotonaban para ver la luz en Twitter; y yo, que soy así, pensé si realmente las mujeres de hoy en día estarían contentas con el borbotón de parabienes recibidos en “su día”, todos ellos prefabricados, mientras hacían piruetas con tirabuzón invertido para conciliar su vida laboral con la familiar, luchaban por recibir salarios equiparables a los de los hombre que realizan su mismo trabajo o quedaban estupefactas al ver su imagen en un semáforo paritario, con falda, asumiendo los conciliadores que una mujer no puede llevar pantalón, por lo que parece.

    HISTORIAS DE FILADELFIA

    Y me pregunté qué pensaría Katharine Hepburn de todo ello si viviera para contárnoslo. Independiente y enérgica, reconocida por negarse a cumplir las expectativas que la sociedad de su tiempo tenía para con las mujeres, y deportista, mejor que muchos hombres. Jugadora de golf y tenista en “La Impetuosa”, levantó gran revuelo en “La mujer del Año” por su inadmisible presencia en la zona de prensa del Yankee Stadium, territorio comanche para las mujeres, ataviada con un infinito sombrero blanco, hermosa. Amazona y excelente nadadora se abrió paso en un mundo, el del deporte, eminentemente masculino, expresión de fuerza física, potencia, resistencia, agresividad, ego. Vetada no solo para practicarlo sino también para asistir a los espectáculos deportivos durante muchos años, los Juegos Olímpicos abrieron su participación femenina en la edición del año 1900 celebrada en París, una presencia que solo se manifestó en deportes como el cricket, el tenis y el golf. La señorita Cooper, Charlotte Cooper, inglesa y tenista para más señas, fue la primera mujer que recibió una medalla olímpica. Teniendo en cuenta que los Juegos Olímpicos modernos se inspiran en los celebrados en el siglo VII antes de Cristo, no ha estado mal la espera.

    Recordé a Lilí Ávarez, a Margot Moles, a Lusia Harris (primera y única mujer elegida en un draft de la NBA), a María de Villota, pioneras. Me acordé de Elena Súarez, mi hermana, que se partió el pecho entrenando para poder cumplir su sueño de correr una maratón, de mi sobrina Lucía, brillante velocista y campeona de España de relevos y de tantas otras que lucharon y sufrieron como solo saben hacer las mujeres para conseguir lo que desean cosa que, además, suele coincidir con lo que es justo.

    HISTORIAS DE FILADELFIA

    Y no pude por menos que recordar “Historias de Filadelfia”, un película que vi decenas de veces junto a mi hermana Victoria, antes o después de que otra mujer increíble, Eleanora Fagan Gough, Billie Holiday para sus incondicionales, sonara en el tocadiscos que había en el salón de la casa mis padres. Allí estaba Tracy Lord, aquella a la que la Veuve Clicquot hacía bailar desnuda en los tejados, amazona, sirena y capitana del Amor eterno, el balandro que C.K. Dexter Haven había diseñado para pasar juntos su frustrada luna de miel.

    La inspiración.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook