Blog 
La Mar de Oviedo
RSS - Blog de Pepe Monteserín Corrales

El autor

Blog La Mar de Oviedo - Pepe Monteserín Corrales

Pepe Monteserín Corrales

Soy de Pravia, con eso queda dicho todo

Sobre este blog de Sociedad

Comentarios, con boina, sobre la actualidad


Archivo

  • 20
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Amarillo

     

    A García Márquez le gustaban las rosas amarillas, le traían buena suerte, y habla de ellas al final del capítulo VII de «Cien años de soledad»; dice que cuando murió José Arcadio Buendía cayó una llovizna de minúsculas flores amarillas que tapizaron la calle y tuvieron que despejarlas con rastrillos para que pasara el entierro. También en esta novela surgen mariposas amarillas en el capítulo 14, que anuncian la presencia lujuriosa del macondés Mauricio Babilonia, que perseguía a Meme; las mariposas amarillas invadían la casa de Meme desde el atardecer, y su madre, Fernanda, tenía que matarlas con un insecticida, convencida de que eran de mal augurio. García Márquez me llevaría a mí a Juan Rulfo, pero este mexicano fue quien llevó al de Aracataca a la llanura de Comala, algo amarilla por el maíz, y al realismo mágico, y ahí quiso morir, en Comala DF.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook