Blog 
La Mar de Oviedo
RSS - Blog de Pepe Monteserín Corrales

El autor

Blog La Mar de Oviedo - Pepe Monteserín Corrales

Pepe Monteserín Corrales

Soy de Pravia, con eso queda dicho todo

Sobre este blog de Sociedad

Comentarios, con boina, sobre la actualidad


Archivo

  • 02
    Abril
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Lentisco

    Hay en algún puerto de montaña, pero el lentisco escasea acá. Ni en la «Región» de Benet, entre Asturias y León, hay lentisco, y cuidado que son páginas fértiles. Cuando al lentisco se le respeta, y dándole tiempo, llega a parecer árbol. De sus drupas se obtiene aceite, bueno para alumbrado, alternativa a la corriente alterna, y exuda su tronco una resina llamada almáciga que perfuma el aliento, aprieta las encías, friega los dientes e ilumina el rostro. La leña de lentisco da un fuego muy vivo, que dura mucho, y sus abundantes brasas son capaces de mantenerse encendidas y enérgicas hasta quedar hechas ceniza, según me sopló el abad Hippolyte Coste. La planta de Fukushima es más que lentisco, inagotable pero incontrolable. En plan industrial, me quedo con la planta de Salime, o la de Porma, por volver a Benet, o al propio Benet, que aún hecho polvo alumbra.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook