Blog 
La Mar de Oviedo
RSS - Blog de Pepe Monteserín Corrales

El autor

Blog La Mar de Oviedo - Pepe Monteserín Corrales

Pepe Monteserín Corrales

Soy de Pravia, con eso queda dicho todo

Sobre este blog de Sociedad

Comentarios, con boina, sobre la actualidad


Archivo

  • 22
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Puf!

     

    Subía yo por el Rosal y escuché: «Guay, que te cagas, ¡puf!». Era una chica emocionada, con hondo dolor existencial, provocado por la impresión que le causó un mozo, tal como se abanicaba la cara con la mano y elevaba los ojos al cielo. Esa especie de alucinación causada por una sobredosis de belleza se denomina «síndrome de Stendhal»; la moza sintió el mismo estremecimiento del escritor francés tras su visita a la Basílica de Santa Cruz, en Florencia; el de Grenoble lo describió por escrito en «Un viaje de Milán a Reggio»; venía a decir que la vida se había agotado en él. Algo semejante contó Proust en «La prisionera», con la muerte de Bergotte, cuando su personaje contempla la «Vista de Delft», de Vermeer. Ambos artistas hubieran economizado palabras con un «Guay, que te cagas, ¡puf!»; en perjuicio del arte, claro.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook