Blog 
La mirada de Clio
RSS - Blog de Mayte  Zapico López

El autor

Blog La mirada de Clio - Mayte  Zapico López

Mayte Zapico López

No me importa tener arrugas en el rostro, lo que quiero es no tenerlas en el alma. Nunca te lamentes, nunca te rindas.

Sobre este blog de Sociedad

Un espacio para fomentar el cambio social y la reflexión sobre nuestra sociedad. A veces una mirada ácida, a veces una mirada crítica, pero siempre una visión donde estén presentes la libertad, la igualdad y la solidaridad.


Archivo

  • 24
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Carta abierta al Concejal de Cultura de Borja

     Sr. Don Juan Mª de Ojeda Castellot

    (Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Borja –Zaragoza-)

     

    Asisto entre atónita y fascinada a la pretensión de que el Ayuntamiento de Borja y la Concejalía que usted ocupa, inicien acciones legales contra su convecina doña Cecilia Giménez, por el asunto que no menciono porque a estas horas y gracias a las nuevas tecnologías, ya es universal.

    Reconozco que cuando leí por primera vez la noticia y vi las fotos, me respigué, como decimos en Asturias para expresar un susto con vuelco del corazón, pero ahora estoy al borde del estado catatónico y no precisamente por doña Cecilia, sino por las fuerzas vivas de la localidad (o sea cura, alcalde y/o concejal del ramo); al médico no lo incluyo porque supongo, dado el número de población, que habrá un Centro de Salud y estarán a otras cosas.

    Verá Sr. Ojeda, el hallarme en estado de pasmo se debe a varias cosas. La primera, que el reverendo D. Florencio Garcés –al que supongo maño- se haga con tanto primor el sueco y con fina ironía mezcle a Goya y los cercos a Borja, como si fuera el sitio de Zaragoza; la segunda, que el poder eclesiástico acuda a pedir ayuda al poder civil para evitar “mofas dentro de la iglesia”, cuando, a lo que supongo, todos los días veía el estado del cuadro –antes de la denostada intervención de doña Cecilia- y no hiciera al menos un intento de dar a conocer su deplorable estado; la tercera a que el poder civil que tampoco estuvo muy fino, se dé ahora golpes de pecho y quiera matar moscas a cañonazos. En este país somos muy dados a dejar que nuestro patrimonio se nos escape como arena entre los dedos y luego a lanzar ayes jeremíticos y buscar culpables que no seamos nosotros y nuestra desidia. Eso sí, cuando alguien nos deja con el culo al aire, entonces nos revestimos de dignidad ofendida.

    Sé de lo que hablo, puede creerme Sr. Ojeda: aquí en Asturias, hace ya una montonera de años, un ladronzuelo de poca monta vino a demostrar que las joyas de la Catedral de Oviedo (entre ellas, la Cruz de la Victoria y la Cruz de los Ángeles) estaban bajo la custodia de personas con menos sentido común que un grupo de párvulos. ¡Y que le voy a contar del electricista vengador de la Catedral de Santiago!...; cuando salga el juicio, yo creo que debería figurar como atenuante que ayudó a demostrar la incompetencia y desidia del deán y demás responsables del patrimonio de todos.  Y esto son sólo dos ejemplos de los muchos que podría contarle.

    Desde luego, Doña Cecilia Giménez no es una delincuente. En todo caso una persona sencilla que intentó solucionar un problema, lo que pasa que a veces las cosas se complican de una forma extraordinaria; ¡que le voy a contar a usted Sr. Ojeda!, que milita en el PP sobre como solucionar una crisis y pasarse con los retoques…

    He visto por Internet y leído sobre Borja y me parece un sitio lleno de historia, arte, encanto y bases para un buen futuro, así que si me acepta el consejo, aprovechen usted y sus compañeros del Ayuntamiento, el tirón y vendan –en el mejor de los sentidos-  el lugar en el que viven. Y por supuesto, anime al padre Florencio y pasen los dos a ver a doña Cecilia, para darle consuelo y decirle que de una u otra manera todo se arreglará sin sobresaltos para ella, que quizás a lo Agustina de Aragón ha lanzado un cañonazo contra tanta indolencia, flojedad y apatía, como nos están invadiendo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook