Blog 
La mirada de Clio
RSS - Blog de Mayte  Zapico López

El autor

Blog La mirada de Clio - Mayte  Zapico López

Mayte Zapico López

No me importa tener arrugas en el rostro, lo que quiero es no tenerlas en el alma. Nunca te lamentes, nunca te rindas.

Sobre este blog de Sociedad

Un espacio para fomentar el cambio social y la reflexión sobre nuestra sociedad. A veces una mirada ácida, a veces una mirada crítica, pero siempre una visión donde estén presentes la libertad, la igualdad y la solidaridad.


Archivo

  • 25
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El fútbol como estrategia política

    De todos es sabido que en la época del Imperio Romano al pueblo se le satisfacía con pan y circo y así olvidaba las miserias de su vida diaria. Salvando las distancias el circo era el deporte de la época.

    En tiempos más cercanos y en nuestro país, la dictadura de Franco, aunque era un poco chapuzas para otras cosas, manipuló con especial habilidad el tema del deporte y por encima de sus variantes, el fútbol, que viniera o no viniera a cuento se utilizaba como panacea de todos los males. Desde el gol de Marcelino a las finales de la Copa de Europa, once hombres corriendo por el campo, se convertían en héroes depositarios de las esencias patrias; pero pasaba lo mismo en los partidos de liga y en la Copa del Generalísimo. Como en el Imperio romano, los españolitos de a pié se olvidaban de la falta de libertad, de las dificultades diarias y de la grisura del panorama general. Especialmente cuando el Régimen pasaba por momentos críticos, el fútbol resurgía como escudo protector y bebedizo para el olvido.

    Hoy, muchos piensan que si los viejos trucos funcionan, ¿por qué no utilizarlos?. Esperanza Aguirre que suele hacer y decir las cosas sin complejos, no tiene ningún reparo en recurrir a mañas rancias y aunque sabe que se le verá el truco, entre pitos y flautas, algunas cosas se diluyen. Y es que doña Esperancita se las sabe todas: mientras se mete baza con faltas de respeto, abucheos y demas zarandajas, no se habla de recortes en enseñanza, sanidad y otros servicios públicos; no se pregunta por la diferencia entre lo real y lo confesado en el déficit;  no se interroga a la Sra. Consejera de Bankia, dónde estaba, mientras se hacían mangas y capirotes con el dinero de todos.

    En todo caso, yo creo que la señora Aguirre, debería considerar que una copa creada en 1903, a raíz del éxito de la Copa de la Coronación, disputada un año antes y que se ha llamado Copa de Su Majestad el Rey, entre 1903 y 1932, Copa de Su Excelencia el Presidente de la República entre 1932 y 1936, Copa de Su Excelencia el Generalísimo entre 1939 y 1976 y desde la temporada 1976/77 y nuevamente Copa de Su Majestad el Rey, ha superado todos los controles de calidad política y que a estas alturas, organizar este pifostio es un poco ridículo. La verdad, eso de no acudir el palco, levantarse y marchar y cuestiones similares, a mí me da muy mal rollo y me hace recordar a Hitler, cuando en los Juegos Olímpicos de Berlín se fue furibundo, tras la victoria del atleta negro Jesse Owens.

    Por cierto, a mí no me gusta el fúbol, pero que gane el mejor.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook