Blog 
La mirada de Clio
RSS - Blog de Mayte  Zapico López

El autor

Blog La mirada de Clio - Mayte  Zapico López

Mayte Zapico López

No me importa tener arrugas en el rostro, lo que quiero es no tenerlas en el alma. Nunca te lamentes, nunca te rindas.

Sobre este blog de Sociedad

Un espacio para fomentar el cambio social y la reflexión sobre nuestra sociedad. A veces una mirada ácida, a veces una mirada crítica, pero siempre una visión donde estén presentes la libertad, la igualdad y la solidaridad.


Archivo

  • 05
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vergüenza y desolación

     Ayer, a costa de los recortes del Gobierno que preside Álvarez Cascos y sobre todo del anunciado cierre de la TPA, el foro de La Nueva España echaba humo y yo no podía dar crédito a lo que estaba leyendo. No sé dónde estaban los moderadores de este periódico, pero yo creo que durmiendo, y ya sabemos que el sueño de la razón produce monstruos. Muchos de los comentarios se saltaron algunas leyes que nos rigen y demostraron una absoluta falta de educación (la reglada y la ciudadana); leer algunas cosas –insultos, referencia a listas negras y declaraciones apasionadas de venganza, producían un escalofrío en la espalda y retrotraían a tiempos que yo creía superados; tiempos marcados por el fantasma del fascismo, por una borrachera de odio, violencia y sangre. He vuelto a ver el nido de la serpiente, el cubil de la fiera.

     El Sr. Álvarez Cascos, revestido de salvador de la patria, ha dicho que avanza con la firmeza de un elefante, pero los elefantes en sus avances lo que hacen es aplastar la hierba que es la que sufre. Estoy firmemente convencida de que va a utilizar para sus planes a Asturias y a la ciudadanía asturiana como un pañuelo de usar y tirar; unos planes que ni siquiera los miembros de su Consejo de Gobierno conocen: de ahí el patetismo de las comparecencias que han hecho, llenas de lagunas e inconsistencias. Para el Sr. Álvarez Cascos, heredero de una larga tradición que considera que el fin justifica los medios, todo vale, hasta sacar de sus cubiles a los perros de presa; lo malo es que cuando quieres volver a encerrarlos o te unes a ellos o se vuelven contra ti. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook