Blog 
Marginalia
RSS - Blog de Vicente Montes

El autor

Blog Marginalia - Vicente Montes

Vicente Montes

Periodista de LA NUEVA ESPAÑA. Aprendiz de mucho, maestro de nada. Tuiteo en @vicentemontes y puedes contactar conmigo en el correo vicente.montes@epi.es

Sobre este blog de Sociedad

Ciencia e historias al margen


Archivo

  • 01
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    trastorno síndrome lenguaje acento

    El extraño síndrome que te hace tener acento extranjero

    El extraño síndrome que te hace tener acento extranjero

    Imagina que un día te despiertas hablando con un extraño acento francés, igual que si fueras un nativo de París que hubiese aprendido el castellano. O que de pronto tu voz sonase como si fueras chino. Da igual cuánto te esmeres en pronunciar, porque siempre acabarás sufriendo la enterna pregunta: ¿Tu naciste en otro país, no?

    La enfermedad existe y tiene el nombre de Síndrome del Acento Extranjero y en los estudios científicos han sido descritos unos 140 casos. En la mayoría de ellos sucede después de haber sufrido un accidente cardiovascular, aunque se han detectado casos de pacientes que no habían padecido ningún tipo de infarto cerebral. ¿Acaso habían conocido la lengua en su infancia y regresaba?

    Hay documentados ejemplos de personas japonesas que han empezado a hablar como si fueran coreanos, británicos a los que le surgía un acento francés, norteamericanos que hablaban de lo más británico e incluso hispanoablantes que sonaban a húngaro.

    Sarah Colwill, de Plymouth (Reino Unido), decidió ir al hospital tras sufrir un intenso dolor de cabeza. Pero cuando se despertó comprobó que su acento sonaba igual que si fuese una nativa de China. Puedes ver su caso en este vídeo.

    Poco a poco se van desentrañando las posibles causas de este peculiar síndrome. En algunos casos existen trastornos psicológicos que lo acompañan, por lo que se considera que es una expresión de otras patologías. Pero en otros su aparición se ha asociado a lesiones que afectan a la zona del habla. Eso sí, aquellos que lo sufren nunca antes han hablado con ese acento, no han tenido contacto alguno con zonas en las que se hable de esa manera y tampoco existe ninguna razón social, psicológica o psiquiátrica que lleve a ese comportamiento. Simplemente amanecen hablando como un francés que hubiese aprendido su idioma original, o un jamaicano.

    Esta situación se mantiene durante días o meses y, en ocasiones, desaparece. Pero en ocasiones persiste y es necesario someterse a una rehabilitación para tratar de recuperar la dicción original. Cuando está asociado a daños en el cerebro, el síndrome aparece inmediatamente después, pero hay pacientes a los que el síndrome se les ha manifestado días o semanas más tarde.

    El primer caso en la literatura médica data de 1907, en un paciente que tenia lesiones en el hemisferio izquierdo del cerebro. El síndrome fue finalmente bautizado en 1982, fecha en la que se establecieron los criterios claros para su diagnóstico. 

    El doctor Jo Verhoeven, de la City University de Londres, es una de las personas que más ha analizado este desorden y ha logrado clasificar dos posibles orígenes: neurológico o psicológico, y en algunos casos se produce una combinación de ambos.

    En ocasiones se trata de manifestaciones de desequilibrios psicológicos, como ansiedad, depresión, desorden de la personalidad. Según una revisión de la literatura médica y que fue publicada hace unos días en la revista Frontiers in Human Neuroscience, los casos de Síndrome de Acento Extranjero con origen psicológico son muy pocos, ocurren cuando no existe un aparente daño cerebral y se manifiesta más en mujeres que en varones. Suele ocurrir en el rango de edad que va de los 25 a los 49 años, un periodo en el que los autores resaltan que se es más proclive a sufrir depresión o problemas mentales.

    Sin embargo, el caso de un adolescente belga cuya lengua nativa es el holandés pero que siempre ha hablado ese idioma con acento francés ha revelado otros posibles orígenes. El joven, de 17 años, es incapaz de transformar su habla desde su nacimiento, por lo que las causas no pueden ser ni traumáticas ni psicológicas.

    Un escáner reveló que el flujo de sangre a dos partes de su cerebro era anormalmente bajo. Una de ellas era el cortex prefrontal del hemisferio izquierdo, que  está asociado con la planificación de acciones incluida el habla. Ese hecho no extrañó a los investigadores, pero sí que la otra región con menor recepción de sangre fuese el lado derecho del cerebelo, asociado con ciertas acciones coordinadas, pero considerada una región mucho más primitiva que el córtex por lo que no se esperaba que estuviese asociada a acciones complejas como el habla. Los investigadores comprobaron que el paciente también tenía problemas para planificar cómo dibujar objetos.

    El extraño síndrome que te hace tener acento extranjero

    En cualquier caso, lo que los científicos tienen claro es que el verdadero síndrome está, como afirma Sheila Blumstein, de la Universidad Brown en Providence (Rhode Island), “en las orejas de quien escucha”. En realidad no se trata de ningún acento, sino de un trastorno en la pronunciación. Se ha comprobado que lo que para algunos suena como un acento checo, para otros puede parecer ruso o francés

    Un estudio llevado a cabo por Peter Mariën, del hospital general Middelheim en Bruselas, permitió comprobar que una mujer de 29 años que hablaba holandés, sonaba con acento francés, alemán, escandinavo o marroquí en función de los oyentes.

    Lo cierto es que quienes padecen el Síndrome del Acento Extranjero lo sufren con un fuerte impacto psicológico, ya que por mucho que se esmeren en recobrar su "verdadera voz" no lo consiguen. Varios centros ofrecen tratamientos específicos para lograr resolver los problemas de dicción, pero no se deben a dificultades motoras sino a una incapacidad para pronunciar pese a saber cómo hacerlo. En ocasiones se puede confundir con otra enfermedad extraña: la Apraxia del Habla Infantil (AHI), muy poco comprendida y que también se debe a un trastorno neurólogico aunque otros autores apuntan a déficits auditivos u otro tipo de problemas de aprendizaje.

    Referencias:

    Front. Hum. Neurosci., 10 March 2016 http://dx.doi.org/10.3389/fnhum.2016.00065

    Front. Hum. Neurosci., 27 April 2016 http://dx.doi.org/10.3389/fnhum.2016.00168

    Foreign Accent Syndrome (FAS) de la UT de Dallas 
    https://www.utdallas.edu/research/FAS/index.html

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook