Blog 
Memoria en Negativos
RSS - Blog de Miki Lopez

El autor

Blog Memoria en Negativos - Miki Lopez

Miki Lopez

Fotoperiodista de La Nueva España y músico en excedencia. Contemplo la vida a través de una cámara. mikilopez@epi.es

Sobre este blog de Asturias

Tal vez una imagen valga más que mil palabras pero normalmente me quedo corto.


Archivo

  • 12
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea


    Oviedo
    asturias

    Eterno Leonard Cohen

    Eterno Leonard Cohen

    Leonard Cohen. Oviedo, 19 de octubre de 2011. ©Miki López/La Nueva España

    Por la ventana abierta a un día cualquiera de un lejano mes de agosto, se escapaban la media docena de acordes que envolvían una voz ronca, monótona y mágicamente cautivadora.
    “It’s four in the morning, the end of december…”
    Songs of love and Hate…Canciones de amor y odio. Un sonriente retrato de Leonard Cohen en blanco y negro ilustraba la portada de aquel vinilo que mi hermano y yo escuchábamos una y otra vez durante aquellas mañanas estivales. Fueron canciones que pusieron una melancólica banda sonora a un verano post adolescente tan luminoso como inolvidable. Melodías que acompañaron tantas y tantas conversaciones al calor unas cervezas frías frente al mar ocre del atardecer que refrescaba el nordeste, sentados en la destartalada terraza de El Bus de la playa de L’Arena. Poco imaginaba yo en aquellos tiempos que algún día iba a tener la oportunidad de estrechar la mano del gran Cohen, de disfrutar de la humildad de sus palabras, de la honestidad de su mirada y de sentir en primera persona la cálida voz del hombre que solo era capaz de pronunciar versos. Inolvidable su discurso en la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias de 2011, toda una declaración de gratitud a un joven y anónimo guitarrista español que, antes de suicidarse, le enseñó la media docena de acordes en los que el veterano Cohen reconoció haber fundamentado su carrera musical. Pero hay algo más en el inolvidable canadiense errante, algo que hace que las emociones fluyan de Leonard Cohen con la misma facilidad con que caen las hojas en otoño, la estación en la que el poeta decidió terminar su última canción. Hasta el final del amor, eterno L. Cohen.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook