Blog 
Memoria en Negativos
RSS - Blog de Miki Lopez

El autor

Blog Memoria en Negativos - Miki Lopez

Miki Lopez

Fotoperiodista de La Nueva España y músico en excedencia. Contemplo la vida a través de una cámara. mikilopez@epi.es

Sobre este blog de Asturias

Tal vez una imagen valga más que mil palabras pero normalmente me quedo corto.


Archivo

  • Un plató de "Sálvame " en Candás

    Casi no había salido el sol cuando cuatro coches, uno detrás de otro, cruzaban el estrecho camino de tierra que daba acceso a una granja abandonada en un tranquilo rincón del concejo de Carreño. Desde ese punto se obtenía una vista privilegiada al patio de un sencillo chalet adosado que, aparentemente, no tenía nada de especial: ni lujo, ni buenas vistas, ni demasiado tráfico que cruzase por la carretera que lo bordeaba. Un lugar como tantos de la costa central asturiana. Dentro de los coches con las ventanillas abiertas, un grupo de fotógrafos revisaban sus equipos, wasapeaban con sus móviles o repasaban imágenes en sus iPads. Son paparazzis a los que el destino de sus guardias interminables les han traído a este reetirado lugar de Coyanca, donde Paula Echevarría, una de las mujeres del momento en el idealizado mundo del papel cuché, viene a curar alma y espíritu tras lo que parece ser  su confirmada separación del peculiar David Bustamante. Me siento como un pato en un garaje entre tanto despliegue de medios materiales y humanos que sólo tienen el propósito de seguir y perseguir a esta actriz asturiana hasta conseguir una de esas fotos por las que las revistas del corazón son capaces de pagar miles de euros . Y casi todo está permitido para llegar a ese fin. Con el rumor de un coche que se acerca, se activan todas las alarmas. El vehículo se detiene ante el portón automático de la casa, esperando a que se abra completamente para introducirse en el patio. Los fotógrafos salen disparados entrando la propiedad privada que se encuentra al otro lado de la vivienda.

    Un plató de

    Un grupo de fotógrafos esperan en la inmediaciones de la casa de Paula Echevarría en Carreño. 12 de abril de 2017. Foto: Miki López/La Nueva España

    El día anterior, el propietario de la finca ya había dedicado unas bonitas palabras a los primeros despistados que quisieron apostarse junto al seto de su propiedad, armados hasta los dientes con cámaras y teleobjetivos . Pero hoy, ante la mínima posibilidad de que el conductor del coche fuese David Bustamante, merecía la pena llevarse otra bronca por parte del vecino indignado. Lo que fuese por la  la foto del reencuentro de este matrimonio de famosos adinerados en fase de separación. Yo la verdad, miro los toros desde la barrera con cara de indiferencia. Siempre traté de hacer mi trabajo lo mejor posible, pero tratando de respetar la legalidad vigente que diría un político correcto. Y si un día tengo que hacerlo, no creo que vaya a ser por un asunto de la prensa del corazón. Se me ocurren mil razones más apetecibles, profesionalmente hablando, a la hora de entrar en una propiedad privada.

    Un plató de

    Paparazzis. Coyanca (Carreño). 12 de abril de 2017. Foto: Miki López/La Nueva España

    De hecho, lo realmente interesante para mi era ver y testimoniar gráficamente todo ese revuelo mediático. Y así lo hice. Cubrí la espera de los fotógrafos, sus movimientos y carreras buscando el mejor punto de vista e incluso llegué a fotografiar la veloz salida de Paula Echevarría conduciendo un flamante Mercedes gris, lo que inmediatamente dio inicio a una loca persecución por diferentes carreteras asturianas. Yo también salí corriendo detrás de aquel circo, pero los perdí de vista en la primera curva. Estaba claro que uno no está hecho para este tipo de informaciones tan tensionadas. Me faltaba entrenamiento y un punto de motivación extra que me permitiese superar determinados principios éticos personales que hasta la fecha me veo incapaz de sobrepasar.
    Me di una vuelta por Candás por si la suerte se ponía de mi parte, pero solo conseguí una aburrida espera en la terraza de un céntrico café de la zona peatonal.
    A las dos horas regresé a la casa de Paula. Uno de los coches de mis colegas gráficos ya estaba allí. Aparqué a su lado y una voz desde el interior del vehículo me preguntó:
    -Oye ¿A ti quién te dio permiso para publicar una foto nuestra en tu periódico?
    Y esta pregunta venía a cuento porque ese mismo día, La Nueva España publicaba un reportaje sobre el regreso de Paula Echevarría a su tierra candasina para pasar las vacaciones de Semana Santa. Ilustrábamos la información con varias fotos, una de ellas la del grupo de fotógrafos que esperaban por acontecimientos apostados a pocos metros de la casa de la actriz.

    Un plató de

    Paula Echevarría. Coyanca.12 de abril de 2017. Foto: Miki López/La Nueva España

    Después de semejante pregunta se me escapó una sonrisa pensando que estaban bromeando conmigo, pero por las reacciones posteriores me di cuenta de que me lo decían muy en serio.
    En Asturias tenemos una frase muy gráfica y escatológica para definir semejante surrealismo: “Habló de mierda el más cagao”. He de reconocer que la cosa no pasó a mayores y cada uno continuó con su trabajo. Terminé la jornada y regresé a casa con la sensación de pérdida de tiempo, aunque la noticia en cuestión seguía siendo una de las más leídas de los diarios y revistas nacionales. Así es nuestra sociedad: un puto plató de “Sálvame” que tristemente se convierte en nuestro espejo.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook