Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 04
    Noviembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Queridos 'miserables'

    Se les vio el otro día en el centro de cultura del barrio de Los Ángeles. Acaban de preestrenar. Y el día 30 de este mes, si la autoridad competente no lo impide, estrenan en el Aula CAM de Alicante. Demuestran valentía y coraje en amplias dosis porque no era empresa fácil subirse al carro de Los Miserables, ese musical con las características de una ópera contemporánea.

    Existe un amplio elenco de jóvenes entusiastas con impulso envidiable y no desprovisto de talento en general. La entrega es absoluta, aunque esto nunca es suficiente, y cantan e interpretan con expresividad y acierto. Algunos, como es lógico, destacan más en sus funciones. Pero el equipo formado por la directora del montaje, Mariló Poch, adquiere un notable nivel que irá en aumento si no se bajan en la próxima estación y siguen caminando en la órbita que transitan todos y todas. Muy unidos y con gran compañerismo que salta a la vista. Así es posible lograr cualquier cosa.

    El salón de actos se llenó. La fuerza y la emotividad llegaron a los espectadores, y éstos les recompensaron con frecuentes aplausos y una extensa ovación en pie al finalizar con éxito la difícil tarea. Es complicado alcanzar un nivel aceptable por la envergadura de la obra y de la banda sonora. No obstante, superan el reto con buena nota. Y es previsible que cualquier gotera se arregle próximamente.

    La música grabada no puede tapar la voz de los intérpretes en ningún momento. Debe sintonizarse con las voces. Y no es que no se haga. Puede mejorar, eso sí, esta cuestión en los oportunos pasajes. Por otra parte, hay pocos medios o los justos en el escenario. El presupuesto manda. Ahora bien, no es preciso un gran derroche de material. Basta, y poco más, con sugerir las atmósferas adecuadas, en función de lo que las escenas exigen, y un diseño de iluminación acorde. Todo ello buscando que la estética ofrezca su atractivo visual a la afición. Un clima amargo, melancólico o festivo, depende, pero con encanto. 

    Mariló Poch ha movido la batuta, y la seguirá moviendo, para que la orquesta actoral esté armonizada y cumpla el objetivo de que cada actor y actriz exprese el carácter de su papel. Cantando a coro vibran los sentimientos vigorosamente y se transmiten a la concurrencia. La rebelión ante la tiranía y el abuso enlaza con la indignación social que vivimos, lo que quiere decir que las temáticas clásicas no pierden fuelle y que son trasladables a la realidad del momento.

    Debe mencionarse a Joanmi Reig y Esperanza Jiménez por los granos de arena que aportan al espectáculo, de cara a que la ambientación y la caracterización salgan adelante. Mariló Poch muestra el gran mérito de haber coordinado y dirigido Los Miserables. ¿Se alarga más de la cuenta? Quizá. Sin embargo, las notas musicales marcan el rumbo y el ritmo de una nave teatral basada en la novela (1862) del romántico francés Víctor Hugo, quien recrea la miseria y las agitaciones. Una defensa de los oprimidos en una sociedad conservadora, clasista y machista con dos personajes básicos.

    El hombre condenado a presidio, tras cumplir la pena, empieza una nueva vida para hacer el bien a los necesitados, convirtiéndose en dueño de una fábrica y en alcalde. El otro es el antiguo oficial de prisiones y el despiadado jefe de policía que le persigue durante décadas. La canción Soñé una vida es de las mejores al lado de Sale el sol o Levantando la barricada. El dramatismo y los aspectos sentimentales prosperan, y fluyen las ‘chicas guapas’ o el tono alegre de un mesón. La lucha alcanza uno de los máximos brillos de este melodrama representado por un numeroso grupo juvenil con buenos cimientos y una excelente proyección. Amén. 

    Pinchen este enlace cinematográfico  http://youtu.be/EZngbEj3W1Y

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook