Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 12
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sócrates-Pou

     

    Dada la imposibilidad de ofrecerles esta crítica de la manera habitual, la incluyo en estas páginas.

    La justicia, la virtud, el amor o el conocimiento de uno mismo componen la base del filósofo griego Sócrates. La riqueza interna y una vida superior por el camino de la honestidad. Es decir, el desarrollo de las facultades mentales y anímicas por encima de las ambiciones materiales. Un ejemplo de serenidad y sensatez.

    Por paradójico que nos resulte, todo ello le condujo, en el ámbito de una joven democracia, a ser condenado por un tribunal a la pena de muerte. Se le juzgó por no reconocer a los dioses atenienses y corromper a la juventud. Y la condena consistió en envenenamiento por cicuta, método habitual en aquel entonces (año 399 a. C). Pudo eludir la tragedia, gracias a sus influyentes amigos, pero no quiso saltarse la ley con argucias, por injusta que fuese.

    Por ahí camina la obra Sócrates, juicio y muerte de un ciudadano, de Mario Gas y Alberto Iglesias. Esto exige que una autoridad escénica en el campo de la interpretación, como el gran José María Pou, imponga su estatura teatral. Un poderoso gigante que inunda el escenario. Los cambios de ritmo, de volumen de su voz y las tonalidades conforman una diversidad expresiva que atrapa a los espectadores, quienes llenaron el coliseo alicantino para ver de nuevo a Pou y aplaudir mucho.

    El limpio y ajustado texto, con todas sus variaciones, y la valiosa puesta en escena de Mario Gas se apoyan en el distanciamiento al estilo de Bertolt Brecht, que no esconde la teatralidad. La subraya. Desde el presente se recrea lo sucedido, y los actores relatan y nos muestran sus personajes en un espacio con dos gradas y el centro de atención. 

    El reparto, potente y sobrio a la vez, une veteranía y juventud. Carles Canut, Pep Molina, el propio Alberto Iglesias. Guillem Motos, Ramón Pujol y Amparo Pamplona, aplaudida en un mutis tras su brillante intervención en el patio de butacas.

    Sócrates-José María Pou, con los pies desnudos, libre de pensamiento, defiende la verdad. Denuncia la corrupción y los derechos pisoteados por las clases dominantes. Un intemporal mensaje, muy vivo, que se pudo ver en el Festival Clásico de Mérida.    

    Pinchen este enlace de teatro  https://youtu.be/aS4upVTz_9o 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook