Blog 
Mirada Exterior
RSS - Blog de María José Iglesias

Archivo

  • 27
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Elecciones americanas

    Caucus y votos entre la nieve de Iowa

    ¿Alguien podría imaginar un gobierno de coalición entre Donald Trump y Hillary Clinton? El gran lío de las primarias estadounidenses abre cualquier escenario. España no es una excepción. En estados Unidos los partidos demócrata y republicano van más ajustados que nunca en las encuestas. Faltan seis días para los decisivos caucuses de Iowa y los precandidatos demócratas y republicanos enloquecen en mítines, reuniones, cenas y conferencias para mostrar lo humanos que son y lo mucho que les preocupan los problemas de la gente.

    Ganar las votaciones de los simpatizantes en Iowa es meterse la nominación en el bolsillo. Los demócratas se debaten entre la pragmática Hillary y el socialista Bernie Sanders. El GOP libra una guerra cruenta entre Donald Trump y Rafael “Ted” Cruz, senador por Texas, de origen cubano. El millonario va en cabeza y no descarta presentarse, aún sin resultar elegido en la convención republicana, programada entre el 18 y el 21 de julio en Cleveland (Ohio). Los demócratas proclamarán a su representante el mismo mes en Filadelfia.

    Hillary está de los nervios. En Iowa, hace ocho años, se veía cerca de la presidencia. El resultado de las votaciones impulsó a Obama y el sueño de la abogada se diluyó en la nieve de Des Moines. Los americanos aún la ven como la sufrida esposa de Bill Clinton, el expresidente multimillonario gracias a la política, aunque no tanto como para pagarle la campaña a su mujer, curtida en humillaciones y desplantes, con tal de alcanzar un día el despacho oval.

    Y si en 2008 Obama le torció los planes, ahora es Bernie Sanders, veterano senador por Vermont, con su lema “un futuro en el que creer”, parecido a aquel “cambio en el que podemos creer”, que ayudó a llegar a la Casa Blanca a su actual inquilino, quien disputa el liderazgo demócrata a la señora Clinton. Sanders es el radical del Partido, a la izquierda de Obama, una posición de alto riesgo en el país donde la palabra “socialista” es casi tabú.  

    Hillary tiene una segunda oportunidad, un lujo en la política americana, que destierra a los perdedores. Pero la exsecretaria de Estado no despega. Chelsea, su hija, y el jefe de campaña Robby Mook, mensajean a los seguidores, para animarles a donar –el dinero es clave- y a respaldar a la candidata. Hasta Obama, que intenta mantenerse neutral, arenga a las masas para que su labor tenga “continuidad”. Los estrategas de Hillary lamentan los “injustos” ataques de Sanders. La página web del político abre con una contundente sentencia: “Ellos tienen el dinero pero nosotros tenemos a la gente”. El senador asegura que la campaña de Hillary carece de energía. En el bando republicano Trump no acudirá al debate organizado mañana por Fox News, la cadena conservadora por excelencia. Le disgusta la moderadora. Se quedará en Iowa para acudir a un sarao para veteranos, buen caladero de votos para el aspirante que lidera las encuestas del GOP. Trump califica de “novata” a la periodista Megyn Kelly, con la que tuvo un sonado rifi-rafe en el primer debate entre republicanos, celebrado en 2015.

    El caso es que si Trump genera abiertos rechazos entre los “barones” republicanos, el ultra conservadurismo de Cruz, ligado al Tea Party, tampoco convence. Así que, todo puede ocurrir. “Tengo los más leales seguidores. Puedo pararme en el medio de la Quinta Avenida (de Nueva York) y disparar a alguien, que no perderé votos”. Trump lo dijo el fin de semana y desató una nueva avalancha de críticas en las redes sociales. Cruz no se quedó atrás y alegó que el magnate representa “valores de Nueva York”, comentario que no por confuso dejó de desatar la furia de los neoyorquinos.

    El ritual del caucus

    Caucus, que significa reunión o asamblea, es un sistema en el que los afiliados o no afiliados de un partido eligen en unas horas a su representante para las elecciones generales. El sistema americano es muy diferente al español. En Estados Unidos los electores deben registrarse para votar y señalar para qué partido lo hacen.

    En algunos estados se realizan caucus mientras que otros se sigue el simple sistema de primarias, elecciones al uso, con voto secreto, colegios electorales abiertos todo el día y urnas. En los caucuses abiertos pueden participar todas las personas registradas, por uno u otro partido. En los cerrados, sólo los del partido convocante. En un caucus republicano, solo podrán participar los votantes que se hayan registrado por el partido republicano.

    Las asambleas se celebran en iglesias, bibliotecas o colegios. Se recuentan los votos y se elige al representante de ese partido por el Estado. También hay caucuses en Nevada, Maine, Colorado, Minnesota, Washington, Alaska, Idaho, North Dakota, Wyoming, Kansas, Islas Vírgenes, Hawai y Missouri. En el resto de Estados se celebran primarias. Cualquier parecido con lo que se hace en España es una mera casualidad.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook