Blog 
Mirada Exterior
RSS - Blog de María José Iglesias

Archivo

  • 12
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo Internacional

    La revocación sí tiene precedentes

     

    En 1924 Alfonso XIII retiró la dignidad de infante a Luis Fernando de Orleans

    Una mentira que se repite varias veces termina siendo una verdad y una afirmación replicada cien mil veces en Internet acaba convirtiéndose en dogma de fe. Algo así ocurre con la revocación del ducado de Palma de Mallorca a la infanta Cristina de Borbón y Grecia. Desde la noche de ayer se repute machaconamente que la decisión del Rey Felipe VI no tiene precedentes en España. No es verdad. En la historia de España, tan desconocida como apasionante, se encuentran varios casos de retirada de títulosa sus poseedores, Uno de los más llamativos fue el protagonizado por Luis Fernando de Orleans, hijo de la Infanta Eulalia y nieto de Isabel II. Alfonso XIII le despojó de la dignidad de infante en 1924, debido a su comportamiento poco edificante.

    Felipe VI podría haber hecho lo mismo con su hermana, que sigue siendo infanta de España. Cristina sólo ha perdido el ducado concedido por su padre, Juan Carlos I, con motivo de su boda con Iñaki Urdangarin. El título, perteneciente a la Casa Real, regresa a ella y en un futuro podróia volver a recaer en sus descendientes, si así lo decidiese el monarca. Por tanto, de momento, la segunda hija de los reyes eméritos, conserva intactos los derechos dinásticos que la sitúan en sexto lugar en el orden sucesorio a la corona español, tras sus sobrinas Leonor y Sofía, su hermana la infanta Elena y sus hijos, Felipe Juan Froilán y Victoria Federica.

    Luis Fernando de Orleans (Madrid, 1888-París, 1945), hijo menor de la Infanta Eulalia y Antonio de Orleans, llevó una vida disipada, por decirlo de manera suave, que le valió reproches familiares y disgustos desde muy joven. En 1924 fue expulsado de Francia por un turbio asunto de drogas. Fue la gota que colmó el vaso de la paciencia del rey de España. Alfonso XIII, indignado, le retiró el título de Infante «en atención a la conducta que viene observando», que «no permite conserve con dignidad los honores de que ha sido investido y las mercedes que por mí le han sido otorgadas». . La indignidad puede ser temporal o vitalicia y no crea expectativas de sucesión del título sino hasta la muerte del indigno», explica Amadeo Rey. «En el caso de los títulos de la Casa Real, el título revertiría a la Corona quedando a disposición del Monarca», añade.

    El Rey puede revocar las dignidades nobiliarias por causa de indignidad, como disponen los artículos 5 de la Ley de 1948 y 7 del decreto que lo desarrolla. Dos sentencias del Tribunal Supremo que datan de 1963 y 1965, recogen la posibilidad de que esa retirada sea temporal o definitiva. Otro detalle importante es que la retirada del título la realiza el jefe del Estado, a propuesta del Consejo de Ministros. En este caso, el proceso ha sido diferente, tal vez por tratarse de la hermana del rey.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook