Blog 
Mirada Exterior
RSS - Blog de María José Iglesias

Archivo

  • 10
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Internacional

    Obama planta cara a Venezuela

    Las insolencias de Nicolás Maduro obtienen respuesta en Washington. Harto de acusaciones veladas y de violaciones de los derechos humanos auspiciadas por el estado bolivariano, Obama declara a Venezuela una amenaza para la seguridad nacional norteamericana y de paso saca los colores al presidente del chándal eterno.  

    La ley de sanciones promulgada el pasado lunes congela los bienes de siete altos funcionarios venezolanos en Estados Unidos, les prohíbe hacer negocios con americanos y les impide viajar a territorio estadounidense. A diferencia de anteriores medidas similares los afectados han sido identificados.

    El correctivo de la Casa Blanca va impregnado de veneno. De mano, atestigua ante el mundo que destacados dirigentes chavistas manejan jugosas cuentas bancarias en el país imperialista del que reniegan. El dato será difícilmente digerible por los sufridos venezolanos que hacen fila para comprar unos gramos de carne y viven con el miedo en el cuerpo, entre arengas y soflamas propagandísticas continuas.

     El sucesor de Chávez está enfurecido, el régimen bolivariano malherido y los opositores, algo más esperanzados. La tensión entre Caracas y Washington aumenta. Maduro y su séquito tienen motivos para preocuparse. La explicación de la Casa Blanca de que se trata de un procedimiento “legal normal” usado con Irán, Siria o Birmania, no convence en Caracas y lleva a preguntarse qué paralelismos existen entre Venezuela y gobiernos considerados hostiles y peligrosos para la paz mundial.

    Alguno habrá. Obama ha tomado una medida contundente. Cuando un presidente firma una orden ejecutiva en la que declara un estado de emergencia, obtiene poderes excepcionales que le acreditan para imponer sanciones y congelar bienes Estados Unidos ha decretado estados de emergencia en Ucrania, Sudán del Sur, República Centroafricana, Yemen, Libia o Somalia, países con los que Washington ha tenido o tiene malas relaciones. La declaración abre el camino a establecer sanciones contra el estado venezolano. La orden ayudará a proteger el sistema financiero de Estados Unidos de los flujos financieros ilícitos de la corrupción pública en Venezuela.

    Las sanciones se refieren específicamente a la ley que el presidente firmó el 18 de diciembre de 2014, “Ley para la defensa de los derechos humanos y la sociedad civil de Venezuela de 2014″. Los siete funcionarios sancionados están vinculados a los aparatos de seguridad del Estado a los que Washington responsabiliza de lo que considera graves excesos cometidos en la represión de las manifestaciones de febrero de 2014 que dejaron al menos 43 muertos y cientos de heridos entre opositores y simpatizantes del gobierno.

    A Maduro no le queda mucho más que patalear y aguantar. En 2013 Venezuela destinó el 51% de sus exportaciones al mercado de EE.UU. Las ventas incluyen 800.000 barriles de petróleo.

    Aunque la orden firmada por Obama deja al margen al sector energético, la duda está sembrada. El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello se pregunta si es la antesala de una invasión de EE.UU. a Venezuela. Los opositores desean que el oxígeno llegue a Caracas, que los presos políticos sean liberados y que la libertad regrese con prisa.

     


     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook