Blog 
Mirada Exterior
RSS - Blog de María José Iglesias

Archivo

  • 15
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo Internacional

    ¿Podría Bill Clinton ser vicepresidente?

    Pues sí. En el país donde casi todo es posible un expresidente podría optar al cargo de vicepresidente. Nadie mejor que Bill Clinton para acompañar a Hillary en su gobierno. Dos por el precio de uno. Así lo vendieron con éxito en 1992 y de ese modo lo dejan caer en la dura campaña que arrastra la exsenadora, algo más relajada tras sumar el apoyo de Bernie Sanders y de sus votos. La Convención Nacional de los Demócratas se celebrará en Filadelfia a partir del 25 de julio. Sanders estará con ella para arroparla, como ya hizo en New Hampshire. Todo el respaldo será poco. Hillary no cae bien ni como política ni como persona. El affaire de los correos electrónicos, algo que en España no pasaría de unos comentarios jocosos en una tertulia, allí es una grave cuestión que cuestiona la integridad moral de la candidata.

    Hillary quiere contar con su marido para revitalizar la economía, centrando su gestión en las áreas más deprimidas del país. Bill Clinton gobernó durante el periodo más largo de crecimiento económico en la historia de Estados Unidos; años de prosperidad añorados también en las filas conservadoras, que reconocen la habilidad del exgobernador de Arkansas en asuntos económicos.

    ¿Y si después de todo la razón de fondo para todo este gran plan de recolocación del “former president” fuese evitarle el trago de ser el primero de una hipotética lista de “primeros caballeros” del país, en oposición al amplio ramillete de primeras damas que han pasado por la Casa Blanca? Quien sabe. La Constitución de EE.UU. permite a una persona ser presidente durante 10 años. Las cuatro victorias de Franklin D. Roosevelt provocaron un cambio para limitar las veces y el tiempo en el que alguien puede ser presidente. Bill fue el amo del despacho oval ocho años. Le quedan dos en la recámara. El dato importa ya que una de las principales misiones del vicepresidente es sustituir al presidente cuando éste no puede asumir sus funciones. En cualquier caso, Bill no podría aspirar nuevamente a la presidencia por su cuenta.

    Así que mientras los Clinton hacen cábalas y se gastan millones de dólares para lograr la victoria, Donald Trump se prepara para ser coronado candidato oficial del GOP en la Convención de Cleveland (Ohio), que comienza este lunes. Allí estará el ultra conservador Mike Pence, gobernador de Indiana, nieto de irlandeses, el compañero de fórmula elegido para un hipotético gobierno conservador. Cinco miembros del clan Trump tomarán la palabra para cantar las alabanzas del magnate.

    En cambio  no estarán los dos únicos dos expresidentes republicamnos vivos, George Bush padre e hijo, ni Jeb Bush, que fracasó en las primarias. El republicano de mayor rango en la Convención será el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, que pronunciará un discurso de 10 minutos con un llamamiento a la unidad del partido en torno a un candidato del que aún recelan muchos notables de las filas del elefante.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook