Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 30
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    29 en el estrado

    Hay 29 personas procesadas en el caso Marea, ese enorme foso de aguas sépticas que se ha formado a las mismas puertas de la administración asturiana, procedente de vertidos de dentro y de afuera. Los de adentro proceden de muchos funcionarios corruptos, expertos en poner la mano de mil formas; los de afuera, de esos VIP que en negociados, oficinas y dependencias, pasan directamente a los despachos del jefe o del jefecillo... a entregarle unas tarjetas-regalo, o las llaves de un Audi, o las del chalet en el que se han practicado unas reformas gratis….

    Si esto hubiera ocurrido en otro tiempo, hubiera supuesto un monumental escándalo para la ciudadanía. Pero hoy, ya no tanto… Ahora hay tanta corrupción, tantos ciudadanos empeñados en relativizar las vergüenzas de unos para mostrar las de otros… que de tanto ver vergüenzas, la gente ya ha perdido el pudor y no se asusta por nada.
    Si mi abuela levantara la cabeza se llevaría las manos a la ídem, sin duda alguna… Y probablemente diría que hay que distinguir, que no es lo mismo una tajada que la ternera entera, pero que las dos cosas tienen dueño, y precio… Es verdad que a lo mejor quien recibía una poquedad en medio de tal dispendio de generosidad por parte de esos empresarios, tan confianzudos con los jefazos, tan poderosos, tan atentos, no era verdaderamente consciente de que estaba siendo sobornado. Puede. Y tal vez éste sea el efecto secundario más pernicioso de la corrupción generalizada: el olfato de los que están en las proximidades se acostumbra al olor de la mierda, y ya no distingue lo podre de lo sano; y su criterio se ofusca y termina confundiendo lo práctico con lo correcto, lo habitual con lo debido… A lo mejor, los pobres no sabían que estaba mal hecho... No sé. Igual habría que decirles, lo que aquella mujer besada por el fuego le decía a su hombre, más allá de aquel Muro: “No sabes nada Jon Nieve; no sabes nada…”
     O igual habría que explicar al pueblo, de nuevo, en las escuelas, en las empresas, en las oficinas del paro y en las residencias de ancianos, las lecciones de la decencia y de la honestidad, desde el principio, para que luego pueda entender bien la lección de la justicia... Para ello quizás sirvan como ejemplo la trayectoria y actuación de estos 29 del estrado, aunque solo sean una mínima expresión del ejército de procesados, imputados y sospechosos que se sientan o han sentado en las sillas de poder. Solo nos queda confiar en la educación y en la formación de este pueblo, tan rico en trampas, tan prolífico en tramposos, para proponer otros valores como alternativa al dinero… Si no lo conseguimos, la peste de la corrupción seguirá invadiendo todas las administraciones del Estado…
    Sí. Ya va siendo hora de poner, de una santa vez, en valor al justo y en precario al delincuente. Y cada palo que aguante su vela, que bien que le sirvió cuando soplaba viento amigo…

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook