Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 24
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Oviedo

    Alegato de un no indeciso

    Hoy tocan campanas de sufragio en España. No llegan en igual forma  e intensidad a todos sus confines, pues en esta tierra hay muy mala propagación de los sonidos, pero sin duda alcanzan a una vasta extensión de campos y ciudades. Hoy llaman a votar al pueblo dicen que soberano...

    Este cronista ocasional hace tiempo que ha decidido suspender de voto, y de confianza, a esta peña que ahora llama, predica y le reclama... Son  muchos los motivos en los que podría basar esta decisión: el incumplimiento, y hasta la mentira bufa, la ineficiencia, el descalabro, que tiñen el pasado más reciente de los grupos que han tenido ocasión de gobernar; los asaltos y abusos a la economía y bienestar de los más desfavorecidos, que van camino de formar legión casi extranjera en esta Hispania, cada vez con más ricos y más pobres, perpetrados desde las administraciones del Estado; la corrupción individual, orgánica e institucional que nos asola y avergüenza; la actitud beligerante y frentista por parte de unos, y permisiva o ineficaz por parte de otros, que parece llevar, en un horizonte no lejano, a una fragmentación del estado y de la patria...

    Sí. Son muchos los motivos... Pero, en realidad, sólo hay uno con el que un servidor no puede. Puedo disculpar en nuestra clase política (que emana de nuestro tronco, que somos nosotros mismos, nuestros vecinos o familiares, que no vienen de Marte, ni de la pérfida Albion, a sentarse en las sillas de mandar...)  la falta de talento, de recursos, o de ambas cosa a la vez; la injerencia de estamentos supranacionales en el concierto del mundo globalizado, las prisas, los errores y mil imponderables... Puedo disculpar hasta la corrupción, pues el ansia de poder y de riqueza forma parte de la naturaleza humana y todos los gobiernos del mundo están formados por humanos...

    Lo que no puedo perdonar, lo que no llevo con paciencia, es la desfachatez, el descaro, la insolencia de esos individuos pillados con la mano en los cajones, en la mentira reciente, o en la impostura evidente, que miran al tendido y dicen que ellos siguen en sus trece, que no se van, que siguen siendo amigos de sus amigos y que aquí no pasa nada... Eso es lo que no llevo con paciencia. Eso y el amparo de sus grupos, órganos e instituciones, que hace maliciar un fondo de reptiles inmensamente mayor al que aflora al sol de la actualidad, un día sí y otro también.

    Los suspendo de voto a todos. A unos, por lo dicho...  Y a otros, porque me parece ver asomar parecidas patas por debajo de puertas mucho más pequeñas... Ojalá me equivoque.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook