Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 07
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Amparo ya no vive aquí...

     Esta mañana, en una tertulia radiofónica, varias individualidades, muy creídas de sí mismas, se diputaban el tiempo y la palabra parar hilvanar doctos discursos bien provistos de cifras, citas, reflexiones, pronósticos, réplicas y precisiones... El tema era el desamparo de la infancia y de la tercera edad. O sea, el olvido de los débiles, el aparcamiento en lo más oscuro del garaje de los coches viejos o aún no matriculados. El dibujo que presentaban metía miedo, aunque a uno ya casi nada le pilla por sorpresa...

    Hace mucho que sé que Amparo ya no habita entre nosotros. Se marchó cuando vio que se iban olvidando los viejos valores en los que se cimentaba una sociedad civil amable, laboriosa y temerosa de Dios y del Alcalde, y se iban sustituyendo por otros bien distintos, con lo que se construía, a golpe de talonarios de fraude y demagogia, este monumental fiasco en el que cada amanecer descubrimos una nueva grieta de trampa y mamoneo. Ahora el mundo ya es otro, desde luego. Aquellas lluvias, tan aclamadas, tan necesitadas, tan celebradas, de libertades, amnistías y estatutos de autonomías, hicieron florecer en España fértiles huertas y frondosas pumaradas que nos dieron sustento y bienestar... durante un tiempo.

    Fueron años de bonanza ciertamente. Pero luego resultó ser que todo se producía en Alemania, que nos lo enviaban contra reembolso, y que ahora tenemos que pagar la deuda contraída, más la generada por nosotros al creernos ricos y solventes... Tendremos que apretarnos el cinturón hasta los agujeros utilizados cuando éramos pobres y delgados, porque la barriga de gastos y consumos está bajando a ojos vista... Esto en lo que respecta a la ciudadanía pedestre, se comprende, porque en lo que atañe a las élites que habitan en las estructuras del Estado (tan ramificadas, tan hipertrofiadas...) y conforman la llamada clase política (la clase más desclasada de cuantas existen en el inmenso aulario del Estado), nadie tiene pensado removerle un pelo.

    Es más sencillo recortar recursos y asistencias. Que nadie de los de a pie espere amparo...

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook