Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 15
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Angelotes

     

     

    Confieso que hace años que desconecto un poco en las grandes campañas, precampañas y prolegómenos de eventos de mucho fasto y copete. No es desinterés ni abulia por la actualidad. No. Se trata simplemente de una medida, doméstica y sencilla, para prevenir el hartazgo.
    Esta mañana he recibido el aviso en mis sensores internos de que tengo que empezar a poner más música y menos informativos. La actualidad empieza a estar dominada por tipos que van en coches oficiales con la razón perdida, la coherencia extraviada o el sentido común en proceso de embargo.
    Uno de los principales objeto de deseo de las alcachofas mediáticas sostiene sin pestañear que ha querido aprovechar el estrado en un mitin para decirles a los padres de un colega que su hijo era honesto. Que se lo dijo para que lo supieran porque era verdad. Y se quedó tan pancho. La gente común se quedaría de piedra viendo a un individuo diciéndoles a dos personas entradas en años cómo es su propio hijo…
    Otro individuo de la cuerda contraria discute, en un programa de radio, con varios entrevistadores, que le afean el hecho de que en estos tiempos que corren se haya aprovechado de su cargo oficial y público para colocar a su primo a dedo. Él sostiene, impertérrito, que no es capaz de comprender ningún reproche a su decisión, que tenía potestad para tomarla, que se trataba de cubrir un puesto en el que necesitaba a un hombre de su “absolutísima” confianza, pues se trata de su conductor, que tienen que andar muchos kilómetros juntos y que puede oír sus conversaciones secretas, que cualquiera hubiera hecho lo mismo en su lugar. El nepotismo es siempre malo y a veces, cutre. Pero eso no es lo peor en este caso. Lo peor es que parece no entenderlo el angelote…

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook