Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 30
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Camisetas de futbolista manchadas de sangre

     

    En la crónica negra de este tiempo oscuro cuentan que en Bogotá se celebró a lo grande el  triunfo de la Selección Nacional contra la del Uruguay, lo cual le permite estar una eliminatoria más a la espera del sueño... En los festejos se produjeron 8 muertos y no sé cuántos heridos, pero ello trascenderá menos que un córner mal sacado en el Mundial.
    En Colombia parece estar de moda abonar un tributo de sangre por multitud de causas, de cuentas y de cuentos. Bueno, en Colombia y en otros muchos sitios, por desgracia... Un gol vale lo mismo en Europa que en América, pero una vida, depende. Depende de en qué parte de Europa y en qué parte de América.
    La brutalidad es un ámbito, un clima, un medio en el que se desenvuelve habitualmente la vida de muchos seres humanos. Suele ser un espacio blindado para salir pero, sin embargo, de fácil acceso desde otros entornos más amables. Por eso se equivocan –y tanto…- quienes se creen seguros en sus inmediaciones, por estar protegidos por muros más o menos virtuales. Nadie libra al hombre de sus demonios interiores; y mucho menos, de los de los demás…
    Si hay algo que perturba a este cronista ocasional son precisamente esos estallidos de violencia en medio del festejo, de la alegría compartida; ese cambio repentino de la sonrisa por un gesto de crispación y por la ofensa; ese vuelo rápido de la mano que saluda a todos, en busca de la navaja o la pistola para uno; esa mutación de sentirse compadre del de al lado, a erigirse en su juez y su verdugo…
    Las autoridades suelen atribuir al consumo de alcohol estas mutaciones de ciudadanos en salvajes, y desde luego todos conocemos ejemplos de casos en que la implantación de la ley seca aminora el riego de sangre en el empedrado de muchas calles… Pero hay algo más. El alcohol, al fin, lo que hace es desinhibir al que lo consume. Es decir, soltar al perro; y la realidad, queramos o no entenderla, es que hay perros que muerden y otros, que no. No es cuestión, solamente, de amarrarlos a todos, porque los que muerden, lo hacen en el espacio que les deje libre la cadena.    

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook