Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 26
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cataluña vs España: el quid está en "pueblo"

     

    Al final la discusión va a ser por el significado de una palabra sencilla y hermosa como pocas: “pueblo”. Resumiendo y resumiendo entre lo dicho y lo por decir, que aún será tela, el quid del contencioso entre el territorio que quiere ser estado, y el estado de hecho y de derecho que no quiere perder territorio, va a estar en lo que se quiera entender por pueblo.
    Muy lejos de los partidarios de la fuerza, eternos invocadores de gestas, y de los que propugnan aplicar el peso de la ley para doblegar la pulsión ciudadana, las facciones moderadas de ambas partes, que entienden que la democracia debe estar por encima de la historia, podrían coincidir en que al final deberá ser lo que diga el pueblo. Lo que pasa es que las dos partes no querrán entender lo mismo por la citada palabra: unos pensarán en el pueblo catalán y otros, en el pueblo español.
    Si lo que se sustancia es la modificación de un estado de derecho y la creación de otro, a costa de la secesión de una parte del territorio del primero, y este paso se basa, justifica y plantea en la voluntad inequívocamente expresada del pueblo, parece difícil de entender la privación de esa condición de pueblo a los españoles no catalanes. Dicho de otra forma, habrá que retorcer mucho la razón para entender que el pueblo español no tenga nada que decir en la modificación sustancial del estado español.
    No pretenden estas letras volanderas traer luz a un asunto tan oscuro; está muy lejos de su alcance. No son más que una reflexión a vuelapluma, hecha sin poder apartar de la cabeza el convencimiento amargo de que poco han de poder los argumentos cuando las razones, en realidad, solo son disfraces que se ponen al interés… y el interés que prima, y que persiguen quienes están jugando esta partida, no será precisamente el del pueblo español, incluido naturalmente el catalán. Ni por asomo.    

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook