Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 20
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cocodrilos

     Muchos, en Oviedo, lloran porque su equipín del alma volvió a quedar en el camino de esa vuelta, tan cantada en himnos y tan vivida en sueños... Muchos, en Asturias, lloran porque la ven precipitarse por el despeñadero por el que se está cayendo España, tan plural, diversa y escindida en todo, menos en las trampas con las que se diseña cualquier proyecto colectivo... Muchos, en la parte del mundo más amable y confortable, lloran porque ven en sus fronteras movimientos de lanzas, bárbaras e infieles, que amenazan su sociedad de bienestar...

    En realidad son lágrimas sin sal, sin ningún aditivo de sentimiento verdadero; y por supuesto sin acompañamiento de propósito de búsqueda de solución alguna. Son lágrimas de agua, tocadas tan solo con un poco de conformismo, otro poco de impotencia y un mucho más de miedo a perder algo de lo particular y propio...

     El individuo de este trozo de mundo en el que estamos, vive su tiempo mirando hacia su ombligo y ha perdido, o casi, los referentes que hace siglos han socializado a sus mayores. Sólo así se explica que una colectividad, tan estructurada y organizada, permita ese desbarajuste de administración, esa caricatura de oposición, ese absentismo de talento, de coherencia y de decencia en casi todo lo que suena a gestión pública.

     Indudablemente vivimos mirando a nuestro ombligo. Y seguramente, y aunque no lo admitiremos nunca, en el fondo del fondo, vemos en el corrupto un trasunto de nosotros mismos, o de nuestros vecinos y familiares... Mientras tanto lloramos de mentira las pérdidas colectivas, guardando la sal del sentimiento para cuando tengamos que llorar las nuestras...

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook